05 Jul 2022 | 09:30

Líder en información económica del deporte

Fitness

Orangetheory se lanza al mercado británico y planea abrir 70 estudios en Reino Unido

De la mano de socios locales, la cadena de centros boutique se ha marcado del objetivo de crear una red de setenta franquicias en diez años.

Palco23

12 abr 2017 - 10:03

La fiebre naranja de Orangetheory Fitness se quiere expandir por Reino Unido. La cadena estadounidense de centros boutique ha llegado a un acuerdo con los socios de la masterfranquicia en el país británico, con el fin de abrir setenta clubs en diez años, treinta de ellos en Londres.

 

Los próximos planes de la cadena pasan por inaugurar entre tres y cinco centros en los próximos doce meses de la mano de los socios Michel Gahard, Amanda Goolsby y Jason Zavasnik, que trabajaran bajo la dirección de Jamie Weeks, director de desarrollo de Orangetheory Fitness en Oregon y Carolina del Sur (Estados Unidos).

 

Los tres franquiciados gestionan cuatro centros ya operativos en Reino Unido, ubicados en Londres y en Winchester y en el condado costero de Hampshire.

 

Dave Long, fundador y consejero delegado de la compañía, ha explicado a través de un comunicado que “cuando buscábamos un masterfranquicia para un mercado con mucho potencial, sabíamos que necesitábamos un socio con diversa y probada experiencia en los negocios y profesionales que profundamente comparten nuestros valores corporativos y la misión”. Según el directivo, “tras nuestro rápido crecimiento en Estados Unidos, estamos seguros que de que vamos a lograr buenos resultados en el mercado de Reino Unido”.

 

Por su parte, Weeks ha añadido que “cuando empecé a investigar sobre el estado de la industria del fitness en Londres, supe que el método de entrenamiento de Orangetheory era perfecto para Londres y sus alrededores. Junto a los nuevos socios locales estamos deseando  ampliar nuestra huella por todo el país”

 

Creada en Florida en 2010, la cadena ya cuenta con más de 400 estudios en Estados Unidos, para un total de 620 clubs en doce países. Su modelo se basa en estudios donde se realizan clases dirigidas de alta intensidad y en el que el pago por uso es la principal fórmula de pago.

 

En 2017, este concepto ha desembarcado en España, un país donde aspira a abrir veinte clubs premium en una década.