11 Ago 2022 | 10:15

Líder en información económica del deporte

Fitness

OKMas acelera fuera de Andalucía con su entrada en Madrid

Patricia López

14 ene 2017 - 04:57

OkMas mantiene su ritmo de crecimiento. Tras firmar cinco aperturas durante 2016, la cadena andaluza de gimnasios abrirá cuatro centros nuevos durante 2017. Según ha podido saber Palco23, dos de ellos estarán situados en la Comunidad de Madrid, uno Andalucía y uno más en la zona centro del país.

 

La marca, que es una de las cadenas con mayor implantación en Andalucía, vio la luz hace cuatro años con el objetivo de ofrecer centros de fitness de menores dimensiones respecto a las concesiones municipales que dieron origen a Deporocio. Tras la apertura en Castellón del primer gimnasio fuera de Andalucía, la firma aspira ahora a conquistar el interior del país y a superar la decena de clubs bajo este concepto.

 

OKMas Fitness Club 650
OkMas desembarcará en Madrid durante 2017

 

Juan Gil, director de expansión del modelo de la empresa, detalla a este diario que, de las cuatro aperturas previstas para este 2017, "tres están muy avanzadas y dos de ellas se ubicarán en la provincia de Madrid". La firma creada por Deporocio es fiel al modelo de proximidad y cuenta con una red de diez gimnasios. La cadena andaluza está presente en Sevilla, Algeciras, Córdoba, Puerto de Santa María, San Fernando, Jerez, Granada, Gines, Huelva y Castellón.

 

Pese a que el aumento de los últimos años se ha dado con la nueva marca, la compañía volverá a dar un impulso a su negocio original, donde aún gestiona siete instalaciones. Según Gil, "este año volveremos a darle fuerza a los concursos administrativos y aspiramos ampliar el abanico, no sólo en el sector deportivo", explica el ejecutivo. Para ello, han creado un departamento que analizará licitaciones en todo el país.

 

OkMas, que junto a eGym planeaba abrir cinco gimnasios siguiendo el modelo boutique en 2016, ha dejado aparcado este modelo de negocio para centrar sus esfuerzos en Wiemspro, una start-up que en la que invirtió el año pasado y que ha desarrollado una tecnología que permite controlar los chalecos de electroestimulación sin necesidad de cables. Las ventas del grupo superan los 12 millones de euros, tras crecer un 5% en 2016.