05 Jul 2022 | 07:51

Líder en información económica del deporte

Fitness

Nuevas discrepancias retrasan el acuerdo entre patronal y sindicatos del ‘fitness’

Fneid, que agrupa a los gestores de instalaciones deportivas, y los representantes de los trabajadores vuelven a frenar la firma del convenio tras no resolver algunos flecos sobre la subida salarial.

Patricia López

27 oct 2017 - 05:00

El alcance de la subida salarial y la salud laboral son los dos escollos que han impedido la firma del convenio

 

 

Nuevo freno a la firma del IV convenio colectivo estatal de instalaciones deportivas. Una semana después de que los gestores de gimnasios ratificaran el acuerdo alcanzado por la patronal y los sindicatos, las partes no han estampado la firma definitiva que ponga fin a la negociación. Según ha podido saber Palco23, los representantes de los empresarios y de los trabajadores deberán seguir trabajando para resolver los últimos flecos para culminar el convenio.

 

El acuerdo no se ha roto, seguimos trabajando en el redactado del convenio para resolver algunos matices. En base al acuerdo que alcanzamos hace unas semanas, tenemos que acabar de encontrar el redactado que nos resulte más cómodo a todas las partes implicadas”, explican fuentes cercanas a los gestores de instalaciones, tras la reunión de ayer en la que a priori debía firmarse definitivamente el acuerdo.

 

Desde los sindicatos indican que el principal escollo es la absorción del aumento salarial entre los trabajadores que tienen retribuciones superiores a las que establece el actual convenio. “La patronal pretende limitar más el aumento para los profesionales que superan el mínimo salarial, y nosotros no estamos de acuerdo”, detallan.

 

 

 

 

La mejora salarial establece un aumento del 1,5% más el IPC para 2016, con carácter retroactivo, a lo que hay que añadir un alza del 1,25% más el IPC en 2017 y un incremento idéntico para 2018. Desde la patronal piden que haya límites en las mejoras para aquellos empleados cuyo sueldo sea un 25% al salario base de su categoría, algo que los sindicatos no ven con buenos ojos. A día de hoy, el salario mínimo de un empleado de instalaciones deportivas oscila entre 794,31 euros y 1.098,16 euros mensuales, en función del grupo profesional.

 

El segundo punto tiene que ver con un nuevo articulado en materia de salud laboral, cuyos flecos esperan resolver en la próxima reunión. “En un par de semanas nos volvemos a reunir, pero será muy complicado si no rebajan sus pretensiones”, indican desde el ala sindical. Desde la patronal se muestran más optimistas y esperan que, sobre lo acordado, se añadan los matices necesarios.

 

Un tercer punto en el que sí hay acuerdo es el periodo vacacional. Si bien se mantendrán los 23 días laborables de descanso, el nuevo acuerdo establece que las vacaciones deben distribuirse en tres bloques de quince días laborables, a disfrutar entre junio y septiembre, cinco días y tres días. “Hay que matizar cómo afectará a los empleados que trabajan a tiempo parcial”, indican fuentes cercanas a los empresarios.

 

Este acuerdo es de gran relevancia para una industria, la deportiva, formada por un tejido empresarial de más de 26.000 empresas en España. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en su mayoría la conforman compañías que gestionan instalaciones deportivas, gimnasios y clubes, que según los últimos datos disponibles emplearon a 180.000 personas en 2015.