05 Jul 2022 | 01:56

Líder en información económica del deporte

Fitness

MOMO acelera al calor del ‘gym corporate’: se adjudica el gimnasio de Telefónica en Madrid

El grupo de telecomunicaciones asigna la explotación de su club de fitness a la cadena madrileña, que invertirá en torno a 600.000 euros tras acordar con Go Fit no prolongar el anterior contrato.

Patricia López

27 dic 2017 - 05:00

MOMO Sports Club facturará 10 millones de euros en 2017 y prevé seguir creciendo con su concepto de gimnasio corporativo

 

 

MOMO gana tamaño al cierre de 2017. La cadena madrileña de centros deportivos, que opera con clubes propios y concesiones municipales, se ha adjudicado la explotación del gimnasio corporativo de Telefónica. Según ha podido saber Palco23, la gestora ha firmado un contrato por diez años de duración tras presentar una propuesta que ha convencido a la multinacional.

 

MOMO toma así el testigo de Go Fit, que durante diez años ha explotado la instalación ubicada en el distrito Telefónica, en el barrio de Las Tablas. Fuentes de la compañía presidida por Gabriel Sáez admiten a este diario que ya no era un activo estratégico porque “no había visibilidad ni a corto ni a largo plazo” para la empresa. La bajada de número de empleados en el distrito, que cuenta con una amplia zona de oficinas y residencial, fue otro de los motivos.

 

De ahí que MOMO asuma la gestión con el objetivo de acercar su servicio a los habitantes de la zona y al público familiar. “Hay que atacar a la gente de fuera porque es donde hay más posibilidad de crecimiento. Nos acercaremos a las empresas de la zona para ver si podemos cerrar acuerdos, pero también hay una zona residencial en los alrededores que queremos explotar”, detalla Alexandra Blanco, responsable de márketing.

 

 

 

 

En la actualidad, el centro cuenta con 1.600 metros cuadrados y 1.100 socios, la mayoría de los cuales son empleados de Telefónica. En este sentido, aunque la compañía espera “potenciar la captación de empleados de del grupo de telecomunicaciones, también nos dirigiremos al abonado externo en horas valle de la dinamizando el fin de semana”, subraya, sobre la estrategia para aumentar el volumen de abonados.

 

La empresa asumió la gestión en diciembre y planea invertir 600.000 euros para realizar el cambio de imagen corporativa, renovar el club y el equipamiento. Además de absorber la cartera de clientes, también integrará una plantilla de aproximadamente veinte empleados.

 

Con este proyecto, la compañía prevé facturar 10 millones de euros este año, y espera dar un salto en su línea de negocio de MOMO corporate. Es un modelo que empezó a explotar a mediados de 2017, y que la ha llevado a cerrar un acuerdo con Axiare, dueña de las oficinas donde opera Cisco, Yoigo y Masmovil con 2.300 empleados. “Allí operamos a través de la marca Gym Club de la Vega, pero hemos diseñado la instalación, que gestionamos con nuestra plantilla”, detalla. “Estamos preparando nuestro proyecto corporate para acercarnos a empresas no solo de Madrid, sino de otras zonas de España”, adelante.

 

Actualmente, la cadena cuenta con cinco centros en Madrid, de los cuales uno es el de Telefónica, dos son en régimen de concesión administrativa y otros dos son propios. Fundada en 2006, la compañía empezó a operar con clubes propios en Alcalá de Henares (Madrid), y más adelante exploró la oportunidad de ir de la mano de la Administración, como ocurre en el centro de la Caja Mágica y La Garena, también ubicado en Alcalá de Henares. “Estamos analizando otras oportunidades para crecer con concesiones y gimnasios propios, pero por el momento no hay nada cerrado”, asegura.