Líder en información económica del deporte

Fitness

McFit aspira a tejer una red de 120 gimnasios en España

P. López / M. Menchén

23 ene 2017 - 04:58

McFit fue la primera cadena de gimnasios de bajo coste que, allá por 2009, decidió introducir este concepto en España. Lo hizo en Mallorca, debido a la población de origen alemán que allí había, y siete años después ya cuentan con una red de 32 clubs por todo el país. Su idea es ir a más y, aunque prefiere no marcarse una fecha límite, su director general, Rafa Lirio, explica a Palco23 que "nuestras estimaciones, y por lo experimentado en otros países como Alemania, es que podemos llegar a 120 gimnasios en España."

 

El ejecutivo rehuye de los grandes anuncios, y su idea es la de ir paso a paso, sin establecer un año concreto para alcanzar esta previsión que, después, les pueda hacer prisioneros de sus palabras. Primero, desencallando proyectos que se habían retrasado por cuestiones administrativas o de prioridades, como las aperturas que se realizarán este año en Vigo, Sevilla y Barcelona. Segundo, con el análisis de nuevas ubicaciones en ciudades donde aún no han entrado, como Bilbao, Jerez de la Frontera o Zaragoza.

 

La previsión de aperturas de McFit para 2016 es de entre seis y siete centros, un volumen que, según el director de la filial ibérica, "es el óptimo para crecer". "Realizar entre nueve y diez aperturas cada año es poco razonable", argumenta sobre la ralentización del ritmo de aperturas, no sólo en McFit, sino del conjunto de la industria. El operador internacional es de los que cuenta con mayor capilaridad en la Península Ibérica, a través de un modelo de crecimiento basado en la apertura en grandes urbes y en su periferia. La inversión varía, pero de media supera siempre el millón de euros.

 

Cyberobics McFit 650
McFit mantiene clara su apuesta por Cyberobics, el sistema de clases virtuales creado por la compañía alemana.

 

Uno de los factores que también ha influido en la ralentización de las aperturas es la tendencia alcista de precios que vive el sector inmobiliario. En opinión de Lirio, "el coste del metro cuadrado ha subido y, con el crecimiento de las cadenas de supermercados, cada vez cuesta más encontrar buenas localizaciones". Una forma de esquivar la escasez de buenas ubicaciones es la compra de gimnasios operativos, estrategia que Basic-Fit ya aplica y que McFit no descarta. "No siempre tiene que ser crecimiento a base de aperturas, también pueden haber adquisiciones de centros o de pequeñas redes", explica.

 

Mas allá del crecimiento por implantación, la gran apuesta de McFit en 2016 ha sido el lanzamiento de Cyberobics, un sistema de clases virtuales en el que la compañía ha invertido diez millones de euros. "La idea de no introducir clases dirigidas presenciales ha sido un acierto, pero no nos planteamos llevar esta tecnología a centros propios, sino potenciar su visibilidad dentro de los gimnasios", detalla.

 

Según los últimos datos disponibles, la cadena cuenta con 1,4 millones de abonados y su red ibérica de gimnasios generó una facturación de 20,9 millones de euros durante 2015. Desde que la operadora aterrizó en España hace ocho años, ha mantenido fiel a su modelo de negocio: apuesta por las clases dirigidas virtuales, la política de permanencia mínima de 12 meses y el cobro adicional por servicios como el uso de las duchas, un modelo que según afirma el ejecutivo, "va a consolidarse en España porque seguimos siendo los únicos que mantenemos la cuota de 19,9 euros IVA incluido.

 

Otra de las novedades de McFit en el último año ha sido la inauguración de John Reed Fitness, una cadena que sigue el concepto de club deportivo y musical. Pese a que el modelo está gustando en Alemania y la cadena abrirá su primer centro en Italia, la enseña alemana no exportará la cadena a España.