26 Jun 2022 | 01:02

Líder en información económica del deporte

Fitness

Los gimnasios, entre los 19 sectores con un impacto “significativo” por la inflación

El fitness se encuentra entre los diecinueve grandes sectores que han percibido un impacto significativo por la inflación de costes en los sectores de la economía española, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa.

Los gimnasios, entre los 19 sectores con un impacto “significativo” por la inflación
Entre enero y abril de 2022 los precios del gas se han más que triplicado, igual que la energía eléctrica. Los precios de algunos cereales, como el trigo duro y la cebada, percibieron un incremento del 85% y del 70%, respectivamente.

Palco23

27 may 2022 - 11:06

Los gimnasios sufren por el Covid-19. El fitness se encuentra entre los diecinueve grandes sectores que han percibido un impacto significativo por la inflación de costes en los sectores de la economía española, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa.  

Para realizar este informe se han analizado 600 actividades económicas diferentes y  en 42 grandes sectores divididos según el tipo de impacto: fuerte, significativo y moderado. El informe considera que hay once sectores que han percibido un impacto fuerte y otros doce que han percibido un impacto moderado.

 

Entre los sectores que han percibido un impacto significativo también se encuentran los carburantes más caros y el ascenso de precios de otros insumos, como los fertilizantes, repercuten en el sector agrícola. La industria alimentaria también sufre un efecto negativo en sus márgenes ya que compra más caras las materias primas.

 

Por otro lado, automoción y fabricación de maquinaria se enfrentan a los problemas de suministro de determinados componentes, ya que Rusia y Ucrania son dos países con importante actividad siderúrgica y de producción de otros metales. Se suman a estos sectores, a causa del alza del coste de las materias primas y la textil y confección y cuero, impresión y artes gráficas, industria química de consumo y otros productos, producción de productos metálicos, electrónica y material eléctrico, fabricación de muebles, actividades de edición y gestión de residuos.

 

 

 

 

También se están viendo afectados por los precios de los carburantes y la energía la hostelería, actividades hospitalarias y asistenciales, peluquerías, tintorerías, parques de atracciones y escuelas de conducción.

 

Entre los once sectores más afectados se encuentran minería, metalurgia, la industria de la madera y papel, la química básica o la fabricación de productos de caucho y plásticos están teniendo que hacer frente a una fuerte presión sobre sus márgenes por sus procesos de producción intensivos en energía. Por otro lado, el incremento de los precios de la energía ha afectado al sector de productos minerales no metálicos, en especial la producción de vidrio, productos cerámicos, azulejos y baldosas, aparatos sanitarios, cemento, cal y yeso.

 

Además, la invasión a Ucrania ha traído problemas de suministro de cereales, en particular trigo y cebada, que repercute en diferentes actividades de alimentación como a la producción de harina, panadería, bollería y pastelería, pastas alimenticias, malta y cerveza. También a la industria de piensos compuestos, lo que afecta al sector ganadero, que además se ve expuesto al alza de los precios de la energía para el acondicionamiento de las granjas. El comercio de productos alimenticios, también se ve en gran medida impactado, tanto por el encarecimiento de sus compras como de sus costes energéticos, los cuales son relevantes debido a la necesidad de frío para conservar los alimentos.

 

Entre enero y abril de 2022 los precios del gas se han más que triplicado, igual que la energía eléctrica. Los precios de algunos cereales, como el trigo duro y la cebada, percibieron un incremento del 85% y del 70%, respectivamente.

 

Por otro lado, los sectores con menor impacto por el incremento de los costes son, en su mayoría, aquellos con una exposición reducida al encarecimiento de la energía y otros consumos intermedios. Principalmente, se trata de actividades de servicios como reparación, informáticos y de comunicaciones, suministro de agua y tratamiento de aguas residuales, actividades financieras y de seguros, inmobiliarias, profesionales, científicas y técnicas, administrativas y auxiliares, médicas y sociales (sin alojamiento), artísticas, recreativas y de entretenimiento y la educación. También registra un impacto moderado el transporte de energía eléctrica y de gas, la producción de energía eléctrica renovable y la fabricación de productos farmacéuticos.