05 Jul 2022 | 02:47

Líder en información económica del deporte

Fitness

La alemana Urban Sports Club entra en España con la compra de Bonofit

Los inversores y creadores de la plataforma alemana de intermediación entre clientes y gimnasios han adquirido el 100% de Bonofit, una aplicación creada por la start up Neboola.

P. López

28 ene 2019 - 04:57

Urban Sports Club se fundó en 2012 y, desde entonces, ha levantado 50 millones de euros en rondas de financiación

 

 

Bonofit cambia de manos cinco meses después de su puesta en marcha. La start-up Neboola, que en septiembre creó la plataforma de intermediación entre clientes y estudios de fitness ha vendido la compañía a la alemana Urban Sports Club. Según ha podido saber Palco23, el software se ha hecho con el 100% del capital de la start-up española, lo que le permitirá entrar en este mercado.

 

Este movimiento supondrá la desaparición de Bonofit, que tras la integración pasará a llamarse Urban Sports Club. El cambio de imagen se realizará en primavera aunque en la actualidad la plataforma ya está trabajando codo con codo y bajo la supervisión del nuevo propietario. “Será un periodo de gracia para realizar la transición”, explica a este diario Agustín García, director de desarrollo de Bonofit.

 

El directivo asegura que la venta estaba en el plan de Neboola, una start-up que suele crear start-ups con el fin de venderlas cuando ya han echado a rodar. “La idea era hacerlo dos años después de la fundación, pero el ritmo de crecimiento ha provocado que Urban Sports Club se interesara en  nosotros cuatro meses después de salir al mercado”, asegura García.

 

 

 

 

Como parte de la adquisición, la empresa alemana con sede en Berlín se ha hecho con el control del área de ventas, compuesta por nueve personas que trabajan desde Madrid, Barcelona y Sevilla. En febrero, la plataforma aterrizará en Sevilla y Valencia, y será entonces cuando empiece a operar con la nueva marca. “Su entrada en el capital nos aportará los recursos económicos necesarios para expandirnos”, afirma.

 

Las perspectivas de crecimiento en las cuatro ciudades más pobladas de España provocará la contratación de más profesionales para el equipo comercial, que prevé crecer hasta quince personas. Eso sí, el equipo de márketing y tecnología dejará de existir, ya que estas dos áreas se controlarán desde Alemania.

 

No es la primera vez que Urban Sports Club sale de compras en este mercado. De hecho, ha conseguido penetrar en el mercado francés, italiano y portugués adquiriendo plataformas parecidas y asumiendo su cartera de centros de fitness.

 

 

 

 

En España, el viernes Bonofit notificó a los 280 estudios que están dados de alta que el software había cambiado de manos. “Va a ver cambios en el modo de trabajar, y nuestro objetivo a largo plazo es conseguir que la mayoría de estudios sigan con nosotros”, apunta García. El principal cambio es que se ampliará el perfil de centro de la plataforma. “Nosotros hasta ahora nos hemos especializado en los estudios y centros boutique, pero Urban Sports Club también trabaja con gimnasios convencionales, y es un segmento con el que buscaremos alianzas”, detalla.

 

El principal mercado es Madrid, donde trabaja un equipo de cuatro comerciales que han convencido a 130 estudios para que vendan accesos puntuales en Bonofit. La previsión hasta finales de año es llegar a 500 ubicaciones en esa ciudad, mientras que en Barcelona ya cuenta con más de 80 instalaciones dadas de alta.

 

García admite que el mercado de las plataformas de intermediación es competitivo en España, donde operan otros players como Gympass y Gymforless, enfocados en segmento corporativo, e Ionfit. “El objetivo es ir ganando mercado y, aunque trabajamos la línea B2B y B2C, nos enfocaremos en el usuario final no corporativo”, sostiene.

 

Es una diferenciación que obligará a la compañía a aliarse con cadenas de gimnasios y centros independientes para tejer una red de clubes lo suficientemente amplia como para que seduzca a los clientes. Y confía en que los 3.500 centros dados de alta en Urban Sports Club en Alemania, Francia, Italia, Portugal y España sean un argumento de peso.