22 Ene 2022 | 03:50

Líder en información económica del deporte

Fitness

Infinit Fitness saca músculo en Madrid: abrirá un club y proyecta tres más en 2017

La cadena de gimnasios de conveniencia se refuerza en el extrarradio de la capital sellando alianzas con socios locales, con los que compartirá la propiedad de los clubes.

Patricia López

23 jun 2017 - 04:56

 

Infinit Fitness ha dado con su modelo para crecer en España. La compañía fundada y dirigida por Marcos Baroja ha apostado por una fórmula mixta para abrir nuevos gimnasios, basada en compartir la propiedad de los clubes con socios locales que se implican en la gestión diaria. Bajo este modelo, la cadena abrirá durante la primera semana de octubre un centro en Paracuellos de Jarama, un municipio ubicado 26 kilómetros al noreste de Madrid.

 

En concreto, lo hará en un local de 350 metros cuadrados en el Centro Comercial Miramadrid. “Hemos vuelto a optar por una zona residencial de Madrid con poder adquisitivo medio-alto porque el modelo nos está funcionando”, explica Baroja a Palco23. No es la primera vez que la empresa apuesta por un centro comercial para abrir, puesto que ya lo hizo con el club de Bahía Center (Madrid).

 

Para llevar a cabo este proyecto, ha creado la sociedad Inversiones Fitness 2017, con la que espera abrir dos o tres centros más hasta 2021. “Es una empresa en la que Infinit Fitness participa con el 51% del capital, mientras que el 49% lo aportan inversores con los que nos hemos asociado”, detalla.

 

Es una fórmula por la que el directivo ha apostado para crecer. La cadena opera bajo el paraguas de la firma de inversión Royal Oaks Capital, también creada por Baroja. A día de hoy cuenta con una red de catorce clubes, once de ellos franquiciados. Los otros tres son propiedad de la compañía a través de Gimnasios 24h, una empresa creada en 2013 y que controla el 51% de los tres centros propios, ubicados en Azca, en la calle Maldonado y en la calle Santa Engracia (Madrid). Además, la firma posee el 18% del gimnasio del barrio madrileño de Sanchinarro.

 

“Vamos a seguir expandiéndonos con franquiciados, pero el modelo mixto también es una opción. El proyecto de Miramadrid seguirá esta línea”, indica. Además de esta apertura y su entrada en el País Vasco, Infinit Fitness prevé acometer tres más en Madrid durante 2017 con ayuda de socios que se impliquen en el día a día. “Nuestros socios son franquiciados que gestionan y aportan capital. Creemos que para que el gimnasio funcione hay que estar en el negocio”, explica.

 

De ahí que en los últimos meses la cadena haya renunciado a ampliar capital mediante el micromecenazgo, una opción que tanteó para financiar su crecimiento, apoyar la operativa de sus franquiciados e introducir mejoras tecnológicas. En este sentido, la empresa cerró el pasado mes una ronda por 150.000 euros procedente de seis inversores cercanos a Baroja y que formarán parte del área jurídica y el departamento de expansión, entre otros.