26 May 2022 | 21:58

Líder en información económica del deporte

Fitness

Fidelización, experiencia y posicionamiento, la receta del entrenamiento ‘Hiit’ en el gimnasio

Las cadenas de gimnasio han incorporado este sistema para adaptarse a las nuevas tendencias, hacer frente a la competencia y mejorar la fidelización de los abonados.

Patricia López

14 may 2018 - 04:57

Las clases de Hiit permiten a las cadenas dinamizar la parrilla de actividades dirigidas y los espacios del club

 

 

Clases dirigidas de 45 minutos de tan alta intensidad que permiten quemar calorías durante el resto del día, ejercicios en circuito por intervalos y atención personalizada. Esta es la receta que ha dado lugar a la mayor tendencia que afronta el sector del fitness: el High Intensity Interval Training (Hiit). Tanto es así que las cadenas han actualizado su oferta de clases dirigidas para incorporar esta disciplina, e incluso han realizado inversiones para adaptar espacios y adquirir el equipamiento necesario para su práctica.

 

No se trata de una moda pasajera, sino de un método de entrenamiento con recorrido en el sector. Al menos así lo confirman los directivos consultados por Palco23 para la serie de reportajes sobre el presente y futuro del gimnasio, patrocinada por el fabricante nacional de equipamiento BH, y centrada en las clases dirigidas

 

De no ser así, no estarían llegando al país centros boutique especializados en este sistema, como Orangetheory Fitness, que cuenta con más de 900 clubes en 17 países, y nuevos players como Reburn y Trib3. El último operador en sumarse a esta tendencia ha sido DiR, que ha habilitado un espacio llamado DiRebel en sus centros y que próximamente extenderá por otros clubes que opera en Barcelona. Los motivos que han empujado a las cadenas a incorporar esta disciplina son “la alta demanda, la competencia y la necesidad de adaptarse las nuevas tendencias”, explican desde Supera.

 

 

 

 

La fórmula con la que las compañías han incorporado el Hiit difiere de si se trata de un centro multiservicio o boutique. Mientras que los primeros lo incorporan al entrenamiento funcional, los estudios tienden a desarrollar un método propio sin sumar el funcional a la ecuación. Por ejemplo, Orangetheory, Reburn y Trib3 dividen el circuito en varias estaciones con cintas de correr, máquinas de remo, mancuernas y steps.

 

Desde Forus admiten que no cuentan con “una sesión Hiit como tal, pero la trabajamos de otra manera en el entrenamiento funcional”, explica Gustavo Rodríguez, director técnico. La cadena invierte una media de 40.000 euros en comprar el equipamiento y adaptar el espacio, un gasto que en las cadenas de bajo coste es de hasta 25.000 euros aproximadamente.

 

No es una inversión que los operadores descarten, ya que admiten que merece la pena realizarla porque “su implementación es muy sencilla y une tendencia y eficiencia, ya que los resultados se obtienen en sesiones cortas”, señala Alberto Suárez, director deportivo de AltaFit. Esta cadena ha optado por habilitar corners o boxes de aproximadamente 150 metros cuadrados.

 

 

 

 

Viva Gym, por su parte, también está renovando sus instalaciones para ofrecer este servicio, que hasta ahora se ha ofrecido en los estudios de actividades dirigidas o en las zonas de funcional training. “En los últimos años está ganando importancia en las nuevas ofertas, de ahí que estemos realizando inversiones de entre 18.000 y 25.000 euros por club”, comenta Daniel Galindo, director regional de la empresa.

 

¿Cuál es el secreto de la fórmula del éxito de esta disciplina? A ojos del cliente, está en la “diversión, la creación de un sentimiento de pertenencia y comunidad, y en la orientación al resultado”, argumenta David Estébanez, director de desarrollo de Orangetheory Fitness en España. “Te permite quemar calorías horas después de finalizar la sesión, optimiza el tiempo y eso gusta al usuario”, añade. Son tendencias surgidas al calor del tiempo es oro.

 

El responsable de procesos deportivos del Grupo Duet, Adrián Yeste, subraya que ofrecerlo “ya no es un factor diferencial, pero sí esencial. Es una propuesta ideal tanto para aquellos que tienen poco tiempo, da más variedad a la oferta y mejora la experiencia del abonado”. La clave está en el dinamismo que aporta a la parrilla de actividades dirigidas y al club, según comparten los responsables consultados.

 

 

 

 

“Es una oferta muy interesante porque puedes aumentar el número de sesiones y la rotación de los clientes”, coincide Suárez, director deportivo de AltaFit. “Se trata de una actividad de duración reducida y que debido al estilo de vida de nuestros usuarios cada vez es más consumida”, añade Álvaro Bachiller, directivo de Santagadea.

 

José López Chicharro, doctor especializado en medicina de la educación física y el deporte de la Universidad Complutense de Madrid, advierte de que Hiit es una tendencia que “pasará”, pero que “hay que aprovechar el tirón para que la gente, a través de este sistema, haga ejercicio con circuito”. Chicharro, que ha desarrollado el método de entrenamiento del boutique Reburn, asegura que la “fortaleza del sistema es la “diversión y la variedad de estímulos, que es lo que lo hace más atractivo porque rompe la monotonía”.

 

Precisamente aprovechar el tirón es lo que están haciendo las cadenas de gimnasios, que lejos de creer que es una moda pasajera, consideran que ha llegado para quedarse. “Vamos hacia clases más reducidas e intensas. Antes ofrecíamos sesiones de una hora, que hemos ido acortando a 45 minutos o media hora. De ahí que sean más intensas”, destaca Bachiller.