26 May 2022 | 14:10

Líder en información económica del deporte

Fitness

Énergie Fitness se propulsa desde España y liderará desde el país su expansión global

La cadena de gimnasios británica está en proceso de negociación de varios acuerdos de masterfranquia en Italia, Francia, Países Bajos y Sudáfrica, tras haber abierto en Sant Cugat del Vallès su primer centro fuera de Reino Unido.

Énergie Fitness se propulsa desde España y liderará desde el país su expansión global
El equipo de Barcelona se encargará de la formación de los nuevos masterfranquiciados de la compañía a escala global.

Miquel López-Egea

25 mar 2022 - 05:00

Énergie Fitness acelera y da a su base de España el liderazgo en su proceso de internacionalización. La cadena británica de fitness busca expandirse al resto de mercados del mundo tras haber salido de Reino Unido firmando en 2020 una masterfranquicia para España y Portugal, liderada por George Houtenbos y Rod Hill, que espera tener seis centros operativos en 2022. Tanto Houtenbos como Hill también son accionistas de la matriz británica.

 

La compañía se expandirá a través del equipo internacional que está estructurando actualmente y que tendrá sede en Barcelona, con Hill al frente, quien es, además de presidente de Énergie Fitness en el mercado ibérico, director general de expansión internacional de la compañía.  

 

La cadena ya está en negociaciones para firmar acuerdos en Italia, Francia, Países Bajos y Sudáfrica, mercados en los que espera poder desembarcar en 2023. Asimismo, la compañía también espera poder alcanzar un acuerdo en Alemania, así como Australia y algún otro mercado de la zona de Asía Pacífico. “Son mercados en los que puede triunfar un modelo como el que tenemos en España”, asegura Hill a Palco23. Por otro lado, Énergie Fitness también tiene el foco puesto en el mercado Latinoamérica y también estudia el desembarco en Chile, Perú, México y Argentina.

 

 

 

 

La compañía está estructurando un equipo internacional que estará basado en Barcelona, con el objetivo de replicar el concepto del país, donde Énergie Fitness “ha fusionado el modelo convencional del fitness con los estudios boutique”, explica Hill. “Nuestro plan es crear un hub en Barcelona, un centro de desarrollo para las franquicias internacionales, coordinada con Milton Keynes, donde se encuentra la sede de la compañía”, destaca el directivo. Entre otras funciones, el equipo de Barcelona se encargará de la formación de los nuevos masterfranquiciados de la compañía a escala global.

 

Asimismo, el directivo sostiene que la expansión pasa por aliarse con socios con experiencia en el sector del fitness y con conocimiento de los territorios, con paquetes que tienen a Core Fitness y Technogym como proveedores. “En función del paquete, tenemos un concepto modular con centros de 600 metros cuadrados a 1.200 metros, con estudios boutique”, asegura, de manera que los centros, en función de su tamaño, pueden albergar entre una o tres boutiques. “No hay límite de expansión, se podría llegar a 200 gimnasios en países de más de 40 millones de habitantes”, remarca.

 

En España la cadena abrió su primer centro en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) en septiembre, de más de 1.000 metros cuadrados y donde ya suma más de mil socios, cifra que quiera duplicar. El centro, el buque insignia de la compañía, cuenta con tres estudios: The Yard (entrenos Hiit), Zenergie (mind&body) y The Studio (con clases de spinning o zumba). El centro, además de haber apostado por Nautilus para su maquinaria, ha instalado una recepción en medio del gimnasio para guiar al usuario.

 

El centro de Sant Cugat cuenta con tres tarifas. La más asequible es de 34,95 euros, que no incluye acceso a las clases dirigidas; mientras que la tarifa Wow asciende a 49,95 euros al mes, con acceso a todos los estudios. Finalmente, la cadena también ofrece una tarifa 149,95 euros al mes con una sesión con un entrenador personal a la semana, además de todos los otros servicios

 

 

 

 

“Los clubes de Reino Unido tienen su raíz en el low cost pero en Europa no hay mercado para otra cadena de este tipo, por lo que ahora hemos virado y vendemos una experiencia, además de calidad y servicio”, explica Hill, recordando que “la estrategia pasa por aumentar el ticket medio de la cadena porque el modelo del fitness ha cambiado tras la pandemia”.

 

Para abrir un centro de 850 metros cuadrados, la inversión asciende a 650.000 euros; para abrir uno de 1.000 metros cuadrados, a 750.000 euros; y para abrir uno de 1.200 metros cuadrados, a 800.000 euros. La facturación prevista para un modelo grande, con 2.000 socios, y un precio medio de 36 euros, es de entre 850.000 euros y un millón de euros. De media, un centro cuenta con diez trabajadores, mientras que la masterfranquicia, tiene a siete personas. La cadena, fundada en 2003 cuenta con 92 centros en Reino Unido e Irlanda, además de un centro en Baréin, y antes de la pandemia contaba con más de 100.000 abonados.