08 Ago 2022 | 05:39

Líder en información económica del deporte

Fitness

El ‘fitness’ español escala al top ten del ránking mundial por facturación con 2.700 millones de dólares

El avance del negocio en el país y el estancamiento de Corea del Sur, que en 2017 ocupó la octava posición mundial en facturación agregada, provoca que la industria española se cuele entre los diez países donde más negocio mueve el sector de los gimnasios.

P. López

05 jun 2019 - 04:58

Fitness España

 

 

España se cuela en la élite mundial del negocio de los gimnasios. O al menos así lo considera Ihrsa, la organización internacional de centros deportivos, en su informe anual sobre el negocio del fitnessA cierre de 2018, las instalaciones españolas generaron un negocio de 2.701 millones de dólares (2.410 millones de euros), un crecimiento que según la organización fue del 11,5% interanual, lo que le permitió formar parte del top ten de los países donde la industria de los gimnasios mueve más dinero.

 

En concreto, España fue la décima región donde más facturó el sector, mientras que en lo más alto del podio se mantuvo Estados Unidos que concentró el 49,8% del negocio global del fitness, con 32.348 millones de dólares (28.874 millones de euros). Alemania, Reino Unido, China, Japón, Francia, Canadá, Australia e Italia, que superó a España por tan solo 16 millones de euros, son el resto de países que lideran el mercado en volumen de negocio. Siete de cada diez euros que facturaron los gimnasios en el mundo se generaron en alguno de estos diez países.

 

En lo que respecta a España, el país ascendió a la décima posición mundial por la evolución de su negocio y por el estancamiento de Corea del Sur, que ha pasado de ocupar la octava posición de la lista en 2017 ha salir del top ten en 2018. Siempre según los datos de Ihrsa, que se asemejan mucho a los del estudio anual elaborado por Deloitte y EuropeActive, España registró 5,3 millones de clientes, fue el octavo país del mundo en volumen de abonados y representó un 4,2% de la población mundial que está apuntada a un gimnasio.

 

 

 

 

En términos de infraestructura, el país finalizó el año con 4.650 clubes, que son resultado de la suma de centros municipales y clubes promovidos y gestionados por empresas privadas, ya sean de 200 metros o de 15.000 metros cuadrados. El parque de instalaciones español representó un 3,3% del total mundial, que según Ihrsa fue de 137.473 complejos en total.

 

Visto en perspectiva Europa, España fue el quinto mayor mercado en términos de negocio y número de clientes, el cuarto por volumen de centros y en décimo en términos de penetración en la sociedad, con una tasa del 11,4%. Es una tasa que supera a la de Francia e Italia, dos regiones donde el fitness genera más ingresos.

 

El mercado nacional se caracteriza por cierta atomización, ya que operan más de sesenta cadenas y no hay ninguna empresa que domine el sector en más de una categoría. Metropolitan es el operador que más factura, con 80 millones de euros, pero  no es la cadena que más centros ni clientes tiene. Por volumen de instalaciones, a cierre de 2018 la principal cadena era Brooklyn Fitboxing, con sesenta estudios, seguidos de los 59 de AltaFit.

 

Donde sí se da una relación es entre la facturación y la expansión internacional. Metropolitan, GO fit, Supera, Holmes Place y Forus son cinco de las seis empresas que más ingresan, y todas ellas han crecido fuera de España o está a punto de hacerlo.

 

Portugal, que es el país en el que los operadores españoles más han intentado internacionalizarse, es el decimoctavo mercado europeo en volumen de negocio, con 311,3 millones de euros. Sus 1.000 centros deportivos dan servicio a 593.834 clientes, lo que supone una penetración del 5,8%, según describe el informe.