Líder en información económica del deporte

Fitness

El 40% de las piscinas británicas cerrará antes de marzo de 2023

El incremento de los costes energéticos ha abierto una crisis en el sector del ocio y el deporte en Reino Unido. El 40% de los centros deportivos del país afirma que cerrarán o reducirán sus servicios antes de marzo de 2023.

El 40% de las piscinas británicas cerrará antes de marzo de 2023
Hasta el 40% de los encuestados anuncia que cerrará antes de finalizar el primer trimestre de 2023.

Palco23

24 nov 2022 - 13:59

La factura de la luz amenaza al deporte en Reino Unido. Según una encuesta realizada por UK Active, la patronal británica del fitness, para determinar la vulnerabilidad del sector público, varios centros deportivos y de ocio están en crisis debido al aumento de los costes energéticos. Hasta el 40% de los encuestados anuncia que cerrará antes de finalizar el primer trimestre de 2023.

 

El estudio también ha revelado que el 34% de las instalaciones estarán en una situación de riesgo antes del 31 de marzo de 2024, por lo que un total del 74% de las instalaciones están clasificadas como “de riesgo” durante los próximos 18 meses. Tan sólo el 26% declaró estar financieramente seguro y sin riesgo de cierre o reducción de servicios hasta el 31 de marzo de 2024.

 

El organismo rector de natación, clavados, waterpolo, natación en aguas abiertas y natación sincronizada en Inglaterra, Swim England, estima que se perderán más de cien piscinas en todo el país debido a su alta demanda energética. Jane Nickerson, consejera delegada de Swim England, ha asegurado que “sin apoyo adicional, la situación no hará más que deteriorarse aún más, lo que sería una tragedia absoluta”.

 

Freedom Leisure ha revelado que las facturas de tres de sus centros han aumentado más de un millón de libras (1,2 millones de euros) anuales desde 2019. Una de las piscinas gestionadas por la entidad, ha visto aumentar los costes de 180.000 libras (210.000 euros) a 600.000 libras (700.000 euros) al año.

 

 

Los datos ya tienen en cuenta los efectos del Plan de Reducción de la Factura de Energía (Ebrs, por sus siglas en inglés) que introdujo en 2022 el gobierno inglés con el objetivo de ayudar a los usuarios de energía no domésticos, incluidas las empresas, las organizaciones del sector público y las organizaciones benéficas. El plan aplica un descuento a las tarifas unitarias de gas y electricidad para la mayoría de los clientes de energía no doméstica.

 

“Ee teme que cualquier ayuda adicional no comience hasta abril de 2023, lo que será demasiado tarde para muchos operadores de centros de ocio”, ha añadido Huw Edwards, consejero delegado de UK Active.

 

La patronal inglesa, además, sugiere que el apoyo a corto plazo para todos los operadores de salud, fitness y ocio, y no sólo para el sector público, incluya una garantía de precio de la energía ampliada, una desgravación del IVA, unas vacaciones de los tipos comerciales y subvenciones de los gobiernos locales.