06 Dic 2021 | 19:21

Líder en información económica del deporte

Fitness

E. Panatta y M. Peláez (Panatta): “El ‘home fitness’ aumentará, pero el deporte es una actividad social por naturaleza”

Los responsables de la segunda generación de la compañía familiar italiana de equipamiento para centros de fitness destacan que, tras el confinamiento, en todos los países la actividad presencial aumenta.

C.D.A.

11 nov 2020 - 04:50

E. Panatta y M. Peláez (Panatta): “El 'home fitness' aumentará, pero el deporte es una actividad social por naturaleza”

 

 

 

Eduardo Panatta, vicepresidente de Panatta, y Melissa Peláez forman el matrimonio al frente de la expansión de la compañía italiana de equipamiento para el fitness. Los responsables de la segunda generación familiar al frente de la empresa, que en 2020 está apostando por entrar en home fitness, opinan no obstante que el deporte recuperará su carácter social cuando la pandemia quede atrás. “El home fitness aumentará, pero el deporte es una de las actividades sociales por naturaleza”, destacan.

 

 

Pregunta: ¿Cuál es la situación actual del sector del fitness a nivel internacional en general, y en particular en España y Europa?

Respuesta: Claramente el sector del fitness, junto con el del entretenimiento y el turismo, es uno de los que se ha visto más afectado por la crisis del Covid-19. El principal problema es que los gobiernos no consideran el fitness como un sector esencial y está junto a otros sectores de baja prioridad. La otra razón es que en el deporte en general es difícil, aunque no imposible, cumplir los protocolos para mantener la distancia social, evitar el contacto, etcétera. En todos los deportes es difícil aplicar estos protocolos anti contacto y para los gobiernos lo más fácil es decir “cerremos” en lugar de identificar el deporte como una prioridad y buscar soluciones. Ahora bien, estamos convencidos de que el fitness será cada vez más importante porque hablamos de salud y de bienestar. Será difícil, es una lucha, pero tenemos una previsión muy buena sobre el crecimiento del fitness.

 

P.: ¿Cómo afectará el Covid-19 a la práctica deportiva, cuantitativa y cualitativamente?

R.: Depende. Cambiará, pero no se convertirá al 100% en virtual, online y tecnológico, porque la presencia, el contacto, la interacción social, el tener una persona delante que te guía, no va a cambiar. El deporte es una actividad social.

  

P.: ¿Y cuantitativamente?

R.: El comportamiento del mercado durante el lockdown ha sido diferente en cada país, pero lo que es común es que, país que abre, país que empuja por la actividad presencial.

 

 

 

 

P.: ¿Y cuál es la evolución en Europa, particularmente en España e Italia?

R.: Para nosotros, como empresa italiana y europea, Europa ha sido el mercado más afectado. Vemos una reducción en Europa, que creemos que depende mucho de la mentalidad. No es lo mismo cómo está gestionando cada gobierno. En cambio, en Estados Unidos y Oriente Medio o Asia los empresarios están mirando más allá y hay menos miedo.

 

P.: ¿Siempre en el ámbito B2B o también en el B2C?

R.: El que tiene más miedo a asumir riesgo siempre es el empresario. En cuanto cerraron los gimnasios hubo un boom de la demanda de particulares de productos para hacer deporte. Incluso a nosotros nos empezaron a llamar usuarios finales para pedirnos producto. Aunque no estamos especializados en cliente final, vemos esto como una oportunidad y ahora tenemos una carrera contrarreloj para adaptarnos a esa demanda de gente que desde casa quiere entrenar. También vemos todo el mercado vertical: la construcción de viviendas es un mercado interesante para nosotros porque la gente quiere gimnasios en su casa. Estamos gestionando todas estas esferas en estos momentos.

 

P.: ¿Vamos a un deporte más social o más solitario? El trabajo se vuelve más solitario…

R.: El gimnasio como centro de relación te lleva a entrenar más que cuando uno está solo en casa. No podemos negar que hay una tendencia a entrenar más desde casa, con videos de entrenamiento, etcétera, pero no todo va a ir direccionado hacia allí. Lo que pasa con la pandemia es que, en cuando se abre, la gente va a los bares, a los restaurantes… El home fitness aumentará, pero el deporte es una de tantas actividades sociales por naturaleza. El ser humano es social y se va a mantener así. Como emprendedor tienes que mirar la corriente, no la ola del momento. Tras la primera oleada, apenas abrimos, cuando se pasó el miedo los gimnasios estaban aumentando su demanda.

 

P.: ¿Cambia la forma de practicar deporte de las nuevas generaciones?

R.: Nosotros pronto vamos a lanzar una app que permitirá monitorizar tu performance y obtener una tabla de entrenamiento por parte de tu personal trainer. Pero el cuerpo es uno, y aunque las nuevas generaciones quieran algo nuevo, al final cuando quieres entrenar los ejercicios son siempre los mismos. Puede cambiar la forma en la que llegas a este resultado, pero un push up es un push up, tanto para un joven como para alguien más mayor.

 

P.: ¿Cómo afecta el auge del home fitness a una compañía como Panatta?

R.: Lo vemos como una nueva oportunidad y estamos viendo la forma de adaptarnos. Durante el confinamiento decidimos mover toda la compañía a crear un nuevo sector para el home fitness. No es algo que nos afecte, es una oportunidad.

 

P.: ¿Por qué Italia es una potencia en productos para fitness?

R.: Italia tiene una reputación en el mundo como país manufacturero e industrial; el producto italiano es reconocido por diseño, por calidad y por ser un producto bien hecho. El trabajo que hay detrás es un trabajo bien hecho y digno.

 

 

 

 

P.: El sector está muy atomizado. ¿Esta es una estructura sana?

R.: El mercado está atomizado, pero el camino es a consolidarlo un poquito más, pero sin saturarlo. No hay que llegar a un mercado saturado en el que sólo haya dos o tres players. Las compañías familiares medianas tienen mucho que ofrecer.

 

P.: ¿Qué va a ocurrir con esta crisis? ¿Desaparecerá parte del sector?

R.: Es posible que desaparezca parte del sector, pero no sólo los pequeños si no también los muy grandes que están muy inflados. Una cosa que está cambiando ahora es la demanda de un toque humano en las relaciones con las empresas, y una empresa familiar como nosotros lo ha hecho siempre así.

 

P.: ¿Qué se le puede pedir a las administraciones?

R.: Mientras que el fitness no se considere una actividad esencial para la vida de las personas las administraciones públicas no lo van a tener en cuenta. No es sólo cómo que se cierren o no los gimnasios, si no sobre todo el después: cómo les ayudamos, cómo les indemnizamos… Lo primero a pedirle es reconocer que el deporte y el fitness es salud. Un cuerpo sano no se enferma tanto y genera menos gastos al Gobierno. En todo este verano no ha habido un sólo contagiado en los gimnasios. Estamos haciendo dos cosas: generando trabajo y generando salud y bienestar para todos los usuarios.