01 Dic 2021 | 09:43

Líder en información económica del deporte

Fitness

DreamFit prepara dos aperturas en Barcelona tras facturar 17,8 millones

La cadena de gimnasios de bajo coste está en negociaciones avanzadas por dos locales del área metropolitana de Barcelona, donde a finales de 2016 inauguró su primer club en Cataluña. 

Patricia López

23 ene 2018 - 04:58

DreamFit facturó 17,8 millones el año pasado tras realizar seis aperturas entre 2016 y el primer trimestre de 2017

 

 

DreamFit retoma su elevado ritmo de aperturas en 2018. La cadena de gimnasios de bajo coste, que el pasado ejercicio inauguró dos clubes durante el primer trimestre, está lista para volver a crecer en el mercado español. Según ha podido saber Palco23, la compañía está en negociaciones avanzadas para abrir gimnasios en dos emplazamientos del área metropolitana de Barcelona.

 

Pese a que los contratos no están firmados, la empresa está decidida a seguir creciendo en Cataluña tras inaugurar su primer club a finales de 2016 en Sant Adrià del Besos (Barcelona). En esa zona crecerá de la mano de dos operadores con los que ya se ha asociado anteriormente, Carrefour y Alcampo. Madrid es otra de las regiones donde DreamFit se plantea crecer, motivo por el que tiene sobre la mesa un proyecto en la zona del corredor del Henares, como ya anunció este diario.

 

“Esta operación está prácticamente cerrada, pero estamos a la espera de la aprobación por parte del Ayuntamiento del municipio”, afirma Rafael Cecilio, presidente de la compañía, a Palco23. Esta apertura podría elevar la inversión hasta siete millones de euros, debido a que se habilitarán vistas de pádel y a que el consistorio exige la construcción de un párking subterráneo. Además, la empresa inaugurará próximamente un club en el Alcampo del Centro Comercial Parque Rioja, en Logroño, al que destinará al menos 2,5 millones de euros.

 

 

 

 

“Tenemos sobre la mesa seis operaciones para firmar en 2018, pero no tenemos prisa para crecer. Nuestra idea es garantizar un crecimiento sostenible a través de nuestros recursos propios, acometiendo sólo aquello que podamos realizar”, asegura el directivo. De este modo, DreamFit pone rumbo a los 17 centros en España, lo que la sitúa cerca del podio de cadenas low cost por detrás de AltaFit (39), McFit (36) y Viva Gym (21).

 

La compañía ha cerrado un buen ejercicio que le ha llevado a disparar su facturación un 42,4%, hasta 17,8 millones de euros, dar servicio a 70.000 abonados y dar trabajo a 238 empleados. “Ese crecimiento responde a las inauguraciones acometidas. En 2016 abrimos cuatro centros y a principios de 2017 dos más”, analiza Cecilio, que admite que el año pasado se ralentizó el ritmo de inscripciones y de accesos en el segundo semestre.

 

“Hemos hablado con otros operadores del sector del retail y nos han confirmado que también han notado la influencia de las vacaciones y de la situación política en Cataluña. Nuestro centro de Sant Adrià se vio especialmente afectado entre septiembre y octubre”, admite.

 

A día de hoy, DreamFit cuenta con catorce gimnasios en España, de los cuales uno, el de Segovia, es de titularidad pública. “No nos planteamos pujar por concesiones administrativas porque son proyectos para gestionar complejos más grandes y con piscina. Es un segmento en el que no queremos competir”.

 

DreamFit es la cadena que entró en el sector del fitness como low cost y más adelante exploró la diversificación hacia la concesión administrativa. Es el camino contrario que ha hecho el grupo Duet o AltaFit, que debutaron en el sector como gestoras de instalaciones público.