26 Ene 2022 | 21:43

Líder en información económica del deporte

Fitness

DiR sigue creciendo lejos del centro de Barcelona con clubs más pequeños

La cadena catalana de gimnasios firma un nuevo gimnasio en Nou Barris, en línea con su idea de aprovechar un nuevo formato para entrar en barrios donde hasta ahora no operaba.

Patricia López

05 jun 2017 - 04:57

 

Atrás quedó el tiempo en los que DiR crecía en el centro de Barcelona con gimnasios multiservicio de más de 2.000 metros cuadrados. En los últimos meses, la cadena catalana ha emprendido un nuevo camino para seguir ampliando su huella en la capital catalana, encontrando en los centros de proximidad el mejor aliado para crecer de manera sostenible. ¿El último proyecto? Un nuevo club en el número 54 de la Calle Alcúdia, en pleno Nou Barris.

 

Este es el segundo gimnasio que la enseña catalana proyecta en este distrito en el que DiR no estaba presente. De hecho, está trabajando para abrir en el número 58 de la Avenida de Borbó, a un kilómetro de distancia del DiR Alcúdia, una ubicación alejada del centro de la ciudad, donde tradicionalmente ha operado la cadena. De las siete aperturas que la compañía realizará durante los próximos meses y 2018, cinco de ellas están fuera del barrio del Eixample.  

 

A los dos de Nou Barris, hay que añadir el YogaOne Verdi y el DiR Lesseps, que abrirán en Gracia, mientras que el DiR Calvet lo hará en Pedralbes. Se trata de barrios donde apenas tendrá competencia porque las cadenas de implantación nacional no operan, puesto que la oferta se está concentrando en el centro de la ciudad con empresas como McFit, Duet Fit o Snap Fitness.

 

 

La compañía no ha confirmado ni los metros cuadrados del local ni la fecha de apertura, pero ya ofrece la posibilidad de realizar la preinscripción. Lo que sí está claro es que la empresa volverá a recurrir al formato de proximidad, puesto que la nueva instalación contará con tres espacios: una zona de fitness, un estudio de cycling y una sala para otras actividades dirigidas.

 

La inversión mínima estimada para abrir un club de estas características es de 235.000 euros y, aunque la cadena está buscando franquiciados para licenciar su marca, no ha confirmado a Palco23 si este club será propio, de un socio, o si optará por el micromecenazgo.

 

Esta oleada de proyectos llega dos años después de que la compañía refinanciara 17 millones de euros con la banca. Los últimos datos de facturación a los que ha tenido acceso este diario fijan en 42,6 millones de euros los ingresos en 2014, lo que supuso una caída del 8,6% respecto a 2013 pese a que el beneficio se duplicó hasta los 513.000 euros. En los últimos dos años, la empresa asegura haber notado cierta recuperación del consumo.

 

 

La crisis económica, la subida del IVA del 8% al 21% en 2012 y los elevados costes de mantenimiento de sus instalaciones tradicionales, que cuentan con zona de aguas, provocó que la empresa diversificara su modelo de negocio con la creación de clubes de menor tamaño y menor coste operativo.

 

De ahí que DiR haya recurrido al crowdfunding para financiar la apertura de dos clubes en Calle Mallorca, haya creado la marca YogaOne y esté buscando socios interesados en abrir estudios de boxeo, cuya inversión mínima es de 155.000 euros. Este es el único modelo con el que la cadena aún no ha empezado a operar.

 

A día de hoy, la empresa cuenta con una red de veinte gimnasios, contando los dos YogaOne y un centro de pádel integrado en su club de Sant Cugat. Barcelona es su principal área de influencia, con 19 centros.

Atrás quedó el tiempo en los que DiR crecía en el centro de Barcelona con gimnasios multiservicio de más de 2.000 metros cuadrados. En los últimos meses, la cadena catalana ha emprendido un nuevo camino para seguir ampliando su huella en la capital catalana, encontrando en los centros de proximidad el mejor aliado para crecer de manera sostenible. ¿El último proyecto? Un nuevo club en el número 54 de la Calle Alcúdia, en pleno Nou Barris.

Este es el segundo gimnasio que la enseña catalana proyecta en este distrito en el que DiR no estaba presente. De hecho, está trabajando para abrir en el número 58 de la Avenida de Borbó, a un kilómetro de distancia del DiR Alcúdia, una ubicación alejada del centro de la ciudad, donde tradicionalmente ha operado la cadena. De las siete aperturas que la compañía realizará durante los próximos meses y 2018, cinco de ellas están fuera del barrio del Eixample.  A los dos de Nou Barris, hay que añadir el YogaOne Verdi y el DiR Lesseps, que abrirán en Gracia, mientras que el DiR Calvet lo hará en Pedralbes. Se trata de barrios donde apenas tendrá competencia porque las cadenas de implantación nacional no operan, puesto que la oferta se está concentrando en el centro de la ciudad con empresas como McFit, Duet Fit o Snap Fitness.

La compañía no ha confirmado ni los metros cuadrados del local ni la fecha de apertura, pero ya ofrece la posibilidad de realizar la preinscripción. Lo que sí está claro es que la empresa volverá a recurrir al formato de proximidad, puesto que la nueva instalación contará con tres espacios: una zona de fitness, un estudio de cycling y una sala para otras actividades dirigidas. La inversión mínima estimada para abrir un club de estas características es de 235.000 euros y, aunque la cadena está buscando franquiciados para licenciar su marca, no ha confirmado a Palco23 si este club será propio, de un socio, o si optará por el micromecenazgo.

Esta oleada de proyectos llega dos años después de que la compañía refinanciara 17 millones de euros con la banca. Los últimos datos de facturación a los que ha tenido acceso este diario fijan en 42,6 millones de euros los ingresos en 2014, lo que supuso una caída del 8,6% respecto a 2013 pese a que el beneficio se duplicó hasta los 513.000 euros. En los últimos dos años, la empresa asegura haber notado cierta recuperación del consumo.

La crisis económica, la subida del IVA del 8% al 21% en 2012 y los elevados costes de mantenimiento de sus instalaciones tradicionales, que cuentan con zona de aguas, provocó que la empresa diversificara su modelo de negocio con la creación de clubes de menor tamaño y menor coste operativo.

De ahí que DiR haya recurrido al crowdfunding para financiar la apertura de dos clubes en Calle Mallorca, haya creado la marca YogaOne y esté buscando socios interesados en abrir estudios de boxeo, cuya inversión mínima es de 155.000 euros. Este es el único modelo con el que la cadena aún no ha empezado a operar.

A día de hoy, la empresa cuenta con una red de veinte gimnasios, contando los dos YogaOne y un centro de pádel integrado en su club de Sant Cugat. Barcelona es su principal área de influencia, con 19 centros.