27 Ene 2022 | 09:29

Líder en información económica del deporte

Fitness

DiR rebasará los veinte gimnasios en Barcelona con otro club de proximidad

La cadena prepara para septiembre la apertura de su tercer BDiR en la capital catalana. La inversión media ronda los 235.000 euros.

Patricia López

20 abr 2017 - 04:59

DiR se ha propuesto acelerar su ritmo de aperturas en 2017. La cadena catalana de gimnasios está aprovechando los menores costes que tiene su concepto de proximidad con el fin de firmar su tercera apertura, tras las dos ya previstas en calle Mallorca y en el barrio de Gracia.

 

En concreto, la empresa se instalará en el número 426 de la Avenida Diagonal, en la esquina con la calle Roger de Lluria. El local, que ya está en obras, contará con una sala para actividades dirigidas, otra de cycling y un espacio de fitness equipado con máquinas de musculación y de cardio. La compañía no ha concretado si el nuevo centro será propio o estará gestionado por terceros. 

 

Este es el tercer club BDiR que la compañía planea abrir en la ciudad, donde contará con una veintena de gimnasios cuando los tres nuevos ya estén abiertos. El próximo 30 de abril está prevista una inauguración en el número 146 de la calle Mallorca y, aunque sin fecha determinada, abrirá en el número 4 de Travessera de Dalt, en el barrio barcelonés de Gracia.

 

Con esta instalación DiR espera consolidarse en el barrio del Eixample, donde ya opera con tres centros y donde espera hacer frente a la competencia. El nuevo club rivalizará de pleno con los low cost AltaFit Diagonal, Duet Fit y BCN Fitness, entre otros.

 

La compañía lleva un año desarrollando una línea de negocio, la de los clubs de proximidad, con el fin de expandir su huella no sólo por su principal área de influencia, sino también a nivel nacional. De ahí que la empresa fundada por Ramón Canela haya creado tres conceptos ubicados en el segmento de medio coste, BDiR, Boxing DiR y YogaOne, marca con la que ya opera en Barcelona con dos estudios. La intención es abrir tanto centros propios como franquiciados.

 

En el caso de BDiR, el formato requiere de locales de entre 500 metros y 800 metros cuadrados, con espacios para actividades grupales, cycling y fitness. La inversión mínima es de 235.000 euros, sin incluir el por el uso de la marca.

 

La compañía ofrece la posibilidad de asumir la mitad de los costes mediante una join venture participada al 50% con el fin de agilizar la puesta en marcha del proyecto y moderar el volumen de la inversión que deba realizar el franquiciado. Así se ha hecho con DiR Mallorca, para el que inició una campaña de crowdfunding con el fin de captar 450.000 euros para financiar la apertura del club.

 

A día de hoy, la empresa cuenta con una red de 19 gimnasios, contando los dos YogaOne y un centro de pádel integrado en su club de Sant Cugat, y con las tres aperturas a la vista, la cadena aspira cerrar 2017 con 22 instalaciones operativas.