01 Jul 2022 | 07:30

Líder en información económica del deporte

Fitness

Dir deshace posiciones: cierra su centro ‘premium’ Seven en el centro de Barcelona

El local tenía 2.500 metros cuadrados. En julio del año pasado, la cadena ya cerró el centro DiR Eixample, ubicado en frente de su centro premium. El cierre llega tras hundir su facturación un 50% en el año del Covid-19.

Dir deshace posiciones: cierra su centro ‘premium’ Seven en el centro de Barcelona
Dir cuenta con 22 clubes entre Barcelona y Sant Cugat, trece piscinas y 34 pistas de pádel.

M. L-E.

26 nov 2021 - 05:00

Dir retrocede. La cadena de gimnasios catalana ha cerrado Seven DiR, su centro de alta gama que tenía operativo en el número 7 del Passatge de Domingo de Barcelona, muy cerca de Paseo de Gracia En julio del año pasado, la cadena ya cerró el centro DiR Eixample, ubicado en frente de su centro de premium.

 

El local tenía 2.500 metros cuadrados, dos salas de actividades dirigidas, una sala de fitness, una de spinning, una piscina interior de veinte metros, una exterior de siete metros, solárium, zona de aguas y dos baños de vapor.

 

Actualmente, la cadena cuenta con 34 centros y con una boutique de entrenamiento de alta intensidad y tiene previsto abrir un centro con acuerdo de franquicia en el número 58 de la Avinguda de Borbó de Barcelona. A cierre de 2020, la cadena contaba con 666 empleados y con 23 centros de fitness, 15 centros Dir Medium, seis centros Bdir de proximidad y dos centros propios Yogaone Medium.  

 

Asimismo, Dir cuenta con 22 clubes entre Barcelona y Sant Cugat, trece piscinas y 34 pistas de pádel. Por otro lado, YogaOne, cadena propiedad del grupo, alcanzará un total de 47 centros en todo el país con las cuatro aperturas que tiene programadas.

 

 

 

 

La compañía comenzó su trayectoria en 1979 de la mano de Ramón Canela cuando puso en marcha un centro de fitness en la calle Sant Antoni Maria Claret de Barcelona. La familia Canela continúa controlando y dirigiendo la compañía. 

 

En 2020, la cadena registró una facturación de 25 millones de euros, lo que supuso registrar una caída del 50% en comparación con el año anterior, cuando facturó 50,3 millones de euros, mientras que las pérdidas ascendieron a ocho millones de euros, frente a los 700.000 euros de beneficios de 2019, según Ara.

 

Asimismo, con el golpe de la pandemia, tuvo que pedir un préstamo participativo convertible en capital a Avançsa, una empresa pública de la Generalitat catalana semejante a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), de 1,46 millones de euros.

 

Antes de la pandemia, la cadena tenía una deuda de 21 millones, de los que la mitad estaban en manos de entidades bancarias y el resto, en manos de particulares. La compañía terminó 2020 con una caída de clientes del 36,1% hasta 63.943 abonados.

 

En su última junta de accionistas, el grupo aprobó una ampliación de capital cuyo importe no trascendió.  Por otro lado, Dir está realizando reducciones de capital en sus sociedades “para corregir desequilibrios”.