06 Jul 2022 | 15:09

Líder en información económica del deporte

Fitness

Dir convoca a sus accionistas para formalizar la entrada de Avançsa en su capital

En abril, la cadena catalana de gimnasios recibió un préstamo participativo de 1,46 millones de euros de la empresa pública de la Generalitat catalana, semejante a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales.     

Dir convoca a sus accionistas para formalizar la entrada de Avançsa en su capital
El grupo aprobó una ampliación de capital en su última junta de accionistas.

Palco23

15 nov 2021 - 10:29

Dir somete a votación la entrada de Avançsa en su capital. La cadena catalana de gimnasios, a través de la sociedad Centres d’Activitats Físiques, ha convocado una junta extraordinaria de accionistas que tiene como punto del día principal la adopción de acuerdos para la formalización de la posible entrada, en su día, de la entidad Avançsa, Empresa de Promoció i Localització Industrial de Catalunya, en el capital de la compañía, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme). El segundo punto del día es la delegación de facultades.

 

La junta se celebrará el próximo día 16 de diciembre de 2021, a las nueve de la mañana, en primera convocatoria, y al día siguiente, en el mismo lugar y hora, en segunda convocatoria.

 

En abril, la cadena recibió un préstamo participativo de 1,46 millones de euros de Avançsa, empresa pública de la Generalitat catalana semejante a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), por lo que el Gobierno catalán tiene la potestad de entrar en el capital de la empresa catalana en el caso que esta no sea capaz de devolver la deuda una vez expire el plazo de retorno, que se sitúa entre tres y ocho años.

 

La cadena de gimnasios fue una de las empresas que ha solicitado la línea de ayuda, dotada con nueve millones de euros, para poder reactivar su negocio, golpeado por el Covid-19. Dir pudo acceder a más del 20% de la cantidad total, pese a que cada empresa solicitante podía aspirar a un máximo de tres millones de euros.

 

Por otro lado, la semana pasada, la sociedad redujo capital en algunas de sus principales sociedades para compensar las pérdidas derivadas del Covid-19 con el objetivo de restablecer el equilibrio entre capital y patrimonio social disminuido por los números rojos de los últimos ejercicios.

 

 

 

 

Además, el grupo aprobó una ampliación de capital en su última junta de accionistas. El movimiento se produjo tras terminar el año del Covid-19 con una facturación de 25 millones, lo que supuso una caída del 50% en comparación con el año anterior, cuando facturó 50,3 millones de euros, mientras que las pérdidas ascendieron a ocho millones de euros, frente a los 700.000 euros de beneficios de 2019. La cadena terminó 2020 con 666 empleados y con 23 centros de fitness, 15 centros Dir Medium, seis centros Bdir de proximidad y dos centros Yogaone Medium.  

 

Además, antes de la pandemia, la cadena tenía una deuda de 21 millones, de los que la mitad estaban en manos de entidades bancarias y el resto, en manos de particulares. La compañía terminó 2020 con una caída de clientes del 36,1% hasta 63.943 abonados. 

 

La compañía comenzó su trayectoria en 1979 de la mano de Ramón Canela cuando puso en marcha un centro de fitness en la calle Sant Antoni Maria Claret de Barcelona. La familia Canela continúa controlando y dirigiendo la compañía. En octubre, Dir pidió un préstamo a Cofides, sociedad adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que gestiona un fondo público para ayudar a pequeñas y medianas empresas con problemas económicos.