18 May 2022 | 17:51

Líder en información económica del deporte

Fitness

DiR bate su récord de ‘crowdfunding’ y ya suma 1,8 millones de euros

La cadena catalana de gimnasios cierra definitivamente la campaña de micromecenazgo que lanzó para inaugurar un centro de proximidad junto a Plaza Lesseps, en Barcelona. El objetivo inicial era captar 300.000 euros, pero finalmente ha levantado 550.000 euros.

Patricia López

14 may 2018 - 04:58

DiR ha recibido el apoyo financiero de casi 500 particulares para abrir cuatro clubes de proximidad en Barcelona

 

 

DiR vuelve a batir previsiones a través del crowdfunding. La compañía catalana acaba de cerrar su cuarta ronda de financiación, en la que ha levantado 550.000 euros para abrir un club junto a la Plaza Lesseps, en el barrio de Gracia de Barcelona. En un principio, la compañía quería captar 300.000 euros para remodelar y abrir el centro, pero la buena acogida de la ronda le ha llevado a ampliar el objetivo de inversión en dos ocasiones.

 

De las cuatro rondas que ha realizado la cadena de gimnasios dirigida por Ramón Canela en Crowdcube, esta ha sido la que le ha permitido levantar más dinero, según ha podido saber Palco23. En total, la empresa ha captado 1,8 millones de euros a través de 494 particulares, y en tres de esas campañas ha conseguido un 24% más de los recursos que había previsto en un principio.

 

Con la puesta en marcha de estas campañas, DiR abrió por primera vez el accionariado a inversores particulares, a los que da la opción de comprar participaciones de los clubes en los que invierten. Es una versión actualizada de las emisiones de bonos que la cadena realizaba hace años, pero que no permitían a los inversores entrar en el capital.

 

 

 

 

Esta estrategia sólo se ha empleado en algunos clubes de la marca BDiR, creada en 2016 para abrir estudios de proximidad en los barrios de Barcelona donde la empresa no tenía presencia. A raíz de este sistema, la empresa ha reforzado el márketing entre sus abonados para darles la posibilidad de invertir y, a cambio de participaciones, también ha ofrecido matrículas gratuitas y descuentos en la tarifa.

 

De este modo, la empresa ha evitado recurrir a la banca y apalancarse más, después refinanciar 17 millones con la banca en 2015. En 2016 DiR tenía un pasivo a largo plazo de 20,3 millones de euros, y a corto de 7,4 millones de euros por las obligaciones con la banca y con los bonistas. Entre 2017 y 2018 ha ampliado el vencimiento de otros 3,5 millones.

 

Las campañas de crowdfunding y la venta de la licencia de uso de la marca YogaOne a terceros han catapultado el ritmo de crecimiento de la cadena, que en lo que va de año ha inaugurado nueve instalaciones: siete estudios de yoga y dos BDiR. La empresa prevé seguir creciendo, ya que tiene programadas seis aperturas de BDiR en Barcelona y Tarragona, un DiR Studio en Sant Cugat y tres YogaOne en la capital catalana y Terrassa.

 

 

 

 

La última que se ha sumado a la lista es un club en el número 134 de calle Aragón, entre las calles Villarroel y Compte d’Urgell. Se trata de un local de 260 metros cuadrados ubicado en el Eixample y que hasta ahora estaba en desuso, donde abrirá su YogaOne número 13 en España, según ha podido saber este diario.

 

DiR cuenta en la actualidad con 72.000 socios, una plantilla de más de 1.000 empleados y una red de 16 centros de gran tamaño, cinco BDiR, diez YogaOne y un DiR Estudio, que es la única línea de negocio que ha abierto para crecer con clubes de proximidad que combinan clases de yoga, boxeo y cycling. La empresa no ha hecho públicos los datos de facturación del año pasado, pero según la información facilitada al Registro Mercantil cerró 2016 con unas ventas de 42,1 millones de euros.