07 Jul 2022 | 06:45

Líder en información económica del deporte

Fitness

Deporocio entra en el fútbol ‘indoor’ tras comprar dos clubes en Andalucía

La gestora de instalaciones deportivas se ha hecho con el control del gimnasio Hanfit en Granada y un centro de fútbol en Sevilla. Además, en febrero abrirá en Cádiz su sexto club OkMas franquiciado, mientras trabaja en la implantación de Round Training, su nueva cadena de estudios boutique.

Patricia López

19 sep 2018 - 04:58

Deporocio espera facturar 12 millones de euros en 2018 y abrir nuevos centros OkMas y Round Training

 

 

Deporocio traza una hoja de ruta protagonizada por la expansión y la diversificación de su modelo de negocio. Según ha podido saber Palco23, la gestora andaluza de instalaciones ha tirado de adquisiciones para hacerse fuerte en Andalucía. En concreto, ha comprado un centro Hanfit en Granada y un club de fútbol indoor en Sevilla para ampliar su negocio más allá de los gimnasios.

 

El primero acaba de finalizar la fase de rebranding para operar bajo el formato de OkMas. El segundo fue adquirido hace cuatro meses, y es el único club de fútbol indoor que opera en Sevilla. Este proyecto supone la puesta en marcha de una nueva marca de Deporocio, que desde 2014 ha diversificado su modelo para estar presente en distintos nichos.

 

Primero lo hizo con OkMas para abrir clubes propios y que su crecimiento no dependiera del modelo concesional. Luego entró en el capital de los chalecos de electroestimulación inalámbricos Wiemspro. Este año adquirió una participación minoritaria en Sano Center, una relación que finalizó en julio por la incompatibilidad de estrategias entre una marca y la otra. A raíz de esa alianza frustrada, Deporocio ha creado la cadena de estudios boutique Round Training y ha fichado talento de Sano Center para desarrollarla.

 

 

 

 

Por último, se ha hecho con el control del Futbol Indoor Sevilla, un campo de 800 metros cuadrados que la compañía espera que sea rentable en 2019. “Nos encontramos con un modelo tradicional de gestión y durante estos meses  lo hemos adaptado, diseñando protocolos y lanzado campañas de márketing que están dando un buen resultado”, explica a este diario el director de desarrollo y operaciones, Juan Gil.

 

Sólo en los procesos de rebranding y en la renovación de la maquinaria de varios centros se ha invertido un total de 800.000 euros en 2018. Además, la cadena ha aprovechado la ocasión para reubicar espacios y dar más superficie a la zona de entrenamiento funcional y peso libre. “Son dos áreas que están teniendo cada vez más fuerza y las hemos fusionado”, describe.

 

En cuanto al plan de expansión, la compañía está centrada en crecer a través de las marcas Okmas y Round. Con la primera inaugurará en otoño un club propio en Utrera (Sevilla) y, de cara a febrero, otro franquiciado en Urbrique (Cádiz), que será el sexto de la compañía que estará operado por terceros. Además, la dirección está en negociaciones avanzadas para abrir un local en la comunidad valenciana.

 

 

 

 

En cuanto a Round, se han inaugurado cuatro centros en Málaga (2), Rota (Cádiz) y Huelva. Se trata de cuatro estudios propios que operaron bajo la marca Sano pero que, tras salir del capital, cambiaron de imagen corporativa. En octubre se inaugurarán tres centros más en el este de Sevilla, Córdoba y Baza (Granada). “Queremos centrar la expansión en Andalucía porque es una marca que acaba de nacer y queremos controlarla de cerca”, asegura Gil, sobre un modelo de club que exige una inversión de entre 80.000 euros y 100.000 euros y locales de 250 metros cuadrados.

 

Sobre la posibilidad de integrar este concepto en las instalaciones de mayor tamaño, el directivo asegura que están testeando esta opción en el OkMas que opera en Huelva. “Hemos acotado un espacio para Round y estamos haciendo pruebas de rentabilidad para saber qué tal funciona el modelo boutique en los centros de gran formato”, afirma.

 

En paralelo a estos proyectos, la compañía ha seguido vinculándose a la colaboración público-privada, pero lejos de participar en concursos para adjudicarse la gestión de una instalación, lo que ha hecho ha sido volcarse en los contratos de prestación de servicio. “Reactivamos este departamento hace un año y medio, y en lo que va de 2018 los proyectos que hemos ganados suman un valor de 3,5 millones de euros”, comenta. “Las grandes concesiones administrativas no están en nuestros objetivos, pero seguiremos ojeando pliegos por si surge alguna oportunidad de futuro”, añade.

 

 

 

 

El reto para este año es estabilizar las ventas en torno a 12 millones de euros, con un crecimiento máximo del 5%. Desde la compañía aseguran que no ha sido un buen verano en términos de facturación a pesar de la recuperación experimentada en septiembre. “Ya de cara a 2018 esperamos un mayor crecimiento gracias a las nuevas aperturas y a la diversificación que estamos llevando a cabo”, afirma. En la actualidad, la empresa opera 31 clubes, entre las instalaciones propias, franquiciadas y en régimen de concesión administrativa.

 

Este proceso de abrir nuevas líneas de negocio ha llevado a Deporocio a tantear su salto al campo de la formación deportiva. “Queremos ofrecer formación para opositores y para el ciclo formativo de técnico de fitness. Es una línea que estamos explorando para hacer algún tipo de inclusión en 2019. Lo haremos asociándonos con empresas especializadas en formación y crearemos sinergias”, recalca.