18 Ago 2022 | 01:44

Líder en información económica del deporte

Fitness

Claror salta al sector privado con un centro en Barcelona

Actualmente la cadena catalana cuenta con 38.000 abonados y espera cerrar el curso rozando los 41.000 socios. La compañía dirigida por Gabriel Domingo anticipa unos ingresos de 21 millones de euros, un 22,8% más que en 2021.

Claror salta al sector privado con un centro en Barcelona
El directivo asegura que, de media, el sobrecoste que le supone a un centro el incremento de los precios de la energía es de 190.000 euros al año. “Esto implica que muchos centros cerrarán en pérdidas pese a recuperar abonados”, sentencia.

Miquel López-Egea

27 jun 2022 - 05:00

Claror abre su primer un centro privado. La cadena de gimnasios, que opera en el segmento concesional, abrirá su primer centro privado en la provincia de Barcelona, concretamente en Santa Maria de Palautordera. La compañía ha invertido 400.000 euros en un centro de 1.200 metros cuadrados. El objetivo es sumar mil abonados.

 

“No planteamos el crecimiento en número de centros ni pondrá en marcha una red de centros privados; pero se nos presentó la oportunidad de gestionar un centro privado en un mercado cercano”, aclara Gabriel Domingo, director general de Claror, a Palco23. La empresa ha firmado un acuerdo por quince años. El centro empezará a operar en septiembre.

 

El centro no ha requerido una inversión de carácter estructural, por lo que sólo se ha tenido que invertir en el traspaso y la remodelación de estética y decoración. El local cuenta con tres salas de actividades dirigidas y una sala de musculación, además de una piscina de tres carriles.

 

“No es poner en marcha un centro nuevo, es aprovechar las cosas de un centro que ya estaba funcionando; no queremos reproducir nuestra propuesta municipal, sino adaptarla a su entorno, con una propuesta adecuada, enfocada al adulto y muchas nuevas actividades”, analiza. Con esta operación, Claror contará con once gimnasios.  

 

 

 

 

 

La cadena cerró 2021 con 34.085 abonados. Actualmente ya cuenta con 38.000 abonados y espera terminar 2022 rozando los 41.000 socios. La compañía, que cuenta con 537 empleados, cerró el año con 17,1 millones de euros de facturación y en números rojos y de cara a 2022, anticipa ingresos de 21 millones de euros. “Teníamos previsto volver a beneficios, pero el coste energético romperá las previsiones”, asegura.

 

El directivo asegura que, de media, el sobrecoste que le supone a un centro el incremento de los precios de la energía es de 190.000 euros al año. “Esto implica que muchos centros cerrarán en pérdidas pese a recuperar abonados”, sentencia.

 

Domingo asegura que para hacer frente a los retos futuros derivados de la pandemia y del contexto actual, la compañía ha iniciado un plan de recuperación “cuantitativo y cualitativo”. “En este momento, tenemos un 16% menos de los abonados que teníamos, en algunos centros, como el de Can Caralleu ya estamos por encima, pero en otros aún seguimos un 25% por debajo de pre-Covid”, asegura.

 

El directivo estima que la recuperación llegar en el primer semestre de 2024 y que la pandemia “ha modificado la composición del cliente”. Domingo asegura que ha percibido un retorno del úsuario menor de 20 años, pero en cambio, no del mayor de 60 años. La cadena también percibe aún el efecto del teletrabajo y de la ausencia del colectivo de la gente mayor, que ha perdido sus hábitos.

 

 

 

 

“El menor de 20 años tiene un comportamiento atípico, prioriza la sala de fitness y sigue a los influencers, priorizando la sala de fitness y actividades de alta intensidad, socializando en los centros”, apunta. Este contexto ha implicado que el club contempla un escenario de no recuperar el total de los clientes prepandemia y ha apostado por tematizar y reorganizar los espacios.

 

“Queremos que la gente mayor se sienta cómoda y que los jóvenes tengan sus espacios, por lo que habrá diferentes ambientaciones, intentando que los centros sean atractivos para las diferentes tipologías”, sostiene. “Daremos más peso a las salas de fitness, donde se socializa, en detrimento de las salas con máquinas de placas”, añade.