26 Ene 2022 | 20:45

Líder en información económica del deporte

Fitness

Basic-Fit se refuerza en Madrid con la compra de un gimnasio en Chamberí

Patricia López

14 feb 2017 - 04:59

Basic-Fit sigue su firme camino hacia la consolidación como la principal cadena de gimnasios de la Comunidad de Madrid. La empresa holandesa ha adquirido el negocio de Arama Sport para ganar presencia en el centro de la capital, ya que el club está ubicado en el número 18 de la calle Raimundo Lulio, en el barrio de Chamberí. Se trata del segundo centro que tendrán en esta zona, tras una operación cuyos términos económicos no se han hecho públicos.

 

Con esta apertura, ya son 24 las instalaciones que tienen operativas en la Comunidad de Madrid, la región donde todas las cadenas de bajo coste han centrado su desarrollo inicial en España. En este caso concreto, se trata de una zona céntrica, con alta densidad de oficinas y residencias, y donde Basic-Fit rivalizará con Holiday Gym y GO Fit en el segmento medio, con el club premium Metropolitan Abascal, y especialmente con las low cost Fitup y Infinit Fitness.

 

Basic Fit 650
Basic-Fit prepara la apertura de su gimnasio número 25 en la Comunidad de Madrid.

 

No es la primera vez que Basic-Fit apuesta por salir de compras para ampliar su red en España; de hecho, es la tercera adquisición de un gimnasio que realizan en los últimos doce meses. Previamente, adquirieron el Infinit Fitness que había en Getafe y, más recientemente, el Gym41 de la calle Montera de Madrid, junto a la Puerta del Sol. Sobre esta estrategia, el director general en España, Fran Fragoso, ha señalado en alguna ocasión que “estamos encantados con comprar cosas buenas".

 

Se trata de una política que, además, ha empezado a cobrar sentido en los últimos meses, no sólo por el necesario proceso de consolidación que muchos vaticinan, sino también por la cada vez mayor dificultad para encontrar buenas localizaciones. A ello se le suma la ventaja, a nivel operacional, de que al adquirir un negocio ya en funcionamiento se eliminan algunas incertidumbres sobre la demanda, centrando la inversión en el rebranding y no tanto en la captación inicial. En este sentido, la cadena siempre ha defendido centrar sus inicios en Madrid por los ahorros de costes en marketing que supone centrar las campañas en un mismo núcleo urbano.

 

Basic-Fit ha tejido una cadena de 31 instalaciones alrededor del país, todas ellas en la Comunidad de Madrid, a excepción de las tres del País Vasco, la dos de Comunidad Valenciana, una en Asturias y dos más en Andalucía. En esta última región, la compañía ha puesto el foco de cara a los próximos meses y, tras abrir en Torremolinos (Málaga), lo hará próximamente en Huelva.

 

La firma, que es el principal operador a nivel Europeo, emplea a 300 personas en España y espera seguir creciendo. Durante el primer semestre de 2016, el negocio español alcanzó una facturación de 9,2 millones de euros. En total, la compañía cerró los nueve primeros meses de 2016 con unos ingresos de 189 millones de euros, un 28% más que en el mismo periodo del año anterior.