08 Ago 2022 | 06:29

Líder en información económica del deporte

Fitness

Anytime Fitness contraataca en Madrid y Valencia con cinco aperturas

La cadena de gimnasios 24 horas ha cerrado acuerdos con franquiciados para inaugurar dos clubes más en Madrid y uno en Valencia. Estos se suman a los dos centros ya anunciados en la capital española y Zaragoza.

Patricia López

05 jul 2018 - 04:57

Anytime Fitness contrataca en Madrid y Valencia con cinco aperturas

 

 

Anytime Fitness vuelve a pisar el acelerador en el mercado español del fitness. La cadena de gimnasios 24 horas ha firmado nuevos acuerdos con franquiciados para hacer crecer su marca en dos regiones donde ya opera: Madrid y Valencia. Según ha podido saber Palco23en la capital abrirá en los barrios de Retiro y en Chamberí, mientras que en Valencia lo hará en el municipio de Torrent.

 

El del Retiro se inaugurará en octubre, en el número 17 de la calle Lope de Rueda, y será el octavo establecimiento de la cadena en la capital española. Lo hará de la mano de un nuevo franquiciado que ha trazado un “ambicioso plan de expansión”, explica la compañía a este diario. El local cuenta con 500 metros cuadrados. En octubre también inaugurará un espacio en el número 56 de la calle Zurbano, en Chamberí, que estará operado por un inversor que prevé abrir tres o cuatro clubes más en Madrid.

 

En cuanto al club de Valencia, éste será emprendido por el mismo socio que gestiona los otros tres centros que la cadena tiene en la Comunidad Valenciana. La fecha prevista de apertura es para octubre como muy tarde, y se encontrará en el número 6 de la Avenida de Pintor Genaro, donde el franquiciado ha encontrado un local de 600 metros cuadrados.

 

 

 

 

En Madrid Anytime Fitness rivalizará con otras cadenas 24 horas como Infinit Fitness, Supera 24 Fitness y Snap Fitness, además de Basic-Fit, que tiene dos centros en Chamberí, Forus y FitUp. En Torrent, un municipio ubicado a diez kilómetros de Valencia, no hay ningún operador con presencia nacional. Ninguno de los locales estaba ocupado por otro gimnasio.

 

Estos proyectos se suman a los que Anytime Fitness ya tiene previstos en el distrito de Chamberí para agosto, y en Zaragoza en octubre. La primera la realizará un franquiciado que busca tener su propio empleo, y será en el número 36 de la calle Bravo Murillo, en un local de tres plantas y 500 metros cuadrados equipado con Precor. La segunda será en Zaragoza, como ya adelantó Palco23. Esta estará dirigida por un inversor que tiene intención de abrir al menos diez clubes en España.

 

Realizadas estas cinco aperturas, que precisarán una inversión inicial estimada de 2,6 millones, la compañía contará con 51 centros en España y será la líder en implantación a pie de calle. En lo que va de año, la empresa ha realizado cuatro aperturas en Madrid, Sant Boi de Llobregat (Barcelona) y Bilbao, y en la actualidad suma 46 centros abiertos. 

 

 

 

Durante las próximas semanas la empresa espera cerrar nuevos acuerdos para crecer en Madrid, con vistas a cerrar el año con diez instalaciones operativas en esa ciudad. Para agilizar el ritmo de crecimiento, Anytime Fitness ha lanzado en España un nuevo modelo de club de menor tamaño, en el que el entrenamiento funcional ocupa el espacio central del local y alrededor se ubican las máquinas de cardio y musculación. El objetivo era adaptarse a las nuevas tendencias del sector y enfocar los centros al entrenamiento personal, para así incrementar la capacidad de generar ingresos atípicos.

 

En España, la inversión inicial estimada para abrir un local es de 1.000 euros por metro cuadrado, de modo que el coste suele oscilar los 450.000 euros y 600.000 euros, con un canon de entrada de 35.200 euros. La mitad de la inversión se financia a través de renting del equipamiento, y cada mes los franquiciados deben abonar un royalty de 400 euros por acciones de márketing y publicidad. Esta línea de negocio llevó a la filial española a facturar 15 millones de euros en 2017.

 

La compañía también tiene planes de expansión internacional. Por un lado, la filial ibérica espera cerrar acuerdos para entrar en Portugal durante los próximos años. Por otro lado, está negociando para vender la licencia de uso de la marca en Alemania y Francia, dos mercados que desde las oficinas centrales de la cadena, en Minnesota, han marcado en rojo.