18 Ene 2022 | 03:50

Líder en información económica del deporte

Fitness

AltaFit coge impulso: prevé más de seis aperturas en 2018 y tantea el salto a Portugal

La cadena de gimnasios confía en la marca low cost para acometer sus próximos proyecto, pero reserva al menos una apertura a la cadena Myst.

Palco23

19 dic 2017 - 19:07

A través de AltaFit y Myst, la empresa busca abrir entre seis y diez clubes en 2018 en España

 

 

AltaFit planea retomar el elevado ritmo de aperturas que protagonizó entre 2011 y 2014. La cadena de gimnasios, que está negociando su venta al fondo MCH, espera volver a crecer el próximo año tras un 2017 en el que ha ralentizado su expansión. Fuentes de la compañía han confirmado a Palco23 que el objetivo de cara a 2018 es abrir “entre seis y diez centros en España”. Por el momento no ha trascendido dónde se ubicarán sus próximos centros, pero se espera que gane presencia en Extremadura.

 

La idea es que el peso del crecimiento vuelva a recaer sobre AltaFit, su marca de centros low cost con la que alcanzará la cifra de 41 instalaciones en cuanto inaugure un club en Terrassa (Barcelona). Bajo la insignia Myst, que opera con precios propios del segmento medio, se prevé “al menos una apertura, aunque trabajaremos para que puedan ser dos”, indican. La compañía está concentrando sus esfuerzos en buscar las ubicaciones idóneas y admite que los factores externos, como la duración de las obras o la obtención de licencias, podrían influir el volumen de aperturas.

 

Asimismo, la cadena lleva desde 2015 tanteando una internacionalización que, por el momento, no ha llegado. La idea entonces era crecer en Portugal y el Sur de Francia, dos regiones que no ha olvidado puesto que son en las que planea su expansión fuera de España. “Aún no hay nada firmado, pero la intención es abrir mercado en esas regiones”, admiten.

 

 

 

 

En lugar de dar el salto internacional, la empresa se ha centrado en operar en España: ha abierto un club Myst en Santander, ultima la apertura de otro club y ha renovado alguna de sus instalaciones. Asimismo, también ha trabajado en el desarrollo de dos apps creadas por Hexxa, el brazo tecnológico de la cadena, con el fin de mejorar la experiencia del abonado tanto en el club como fuera de él.

 

En este sentido, ha impulsado la aplicación TribUp, en la que ya han integrado otras plataformas vinculadas al deporte como Google Fit, Runtastic, Strava y Runkeeper. En un futuro, se espera que sigan desarrollando Eskraap, una aplicación colaborativa para profesionales y personas que busquen servicios de entrenamiento personal, nutrición y fisioterapia.

 

Y todo ello, en plena negociación de venta de la empresa, que planea recurrir a la firma de inversión MCH para obtener un impulso financiero que alivia el “alto apalancamiento”, según fuentes de AltaFit. En las negociaciones no se está acordando la venta total de la cadena, y el mismo fondo prefiere que la directiva siga al frente de la compañía.

 

En la actualidad, la cadena cuenta con 39 clubes AltaFit, 18 de ellos ubicados en Madrid, dos gimnasios Myst en la capital y en Santander y una plantilla de 370 trabajadores. Fundada en 2011, AltaFit cerró 2016 con unos ingresos de 25 millones de euros, un 19% más que el año anterior.