Líder en información económica del deporte

Fitness

Altafit busca facturar sólo un 10% menos que antes del Covid

Durante este primer semestre, la cadena de gimnasios ha recuperado más de 30.000 abonados y prevé cerrar el año con un total de 83 establecimientos.

Miquel López-Egea

15 jun 2021 - 05:00

Altafit busca facturar sólo un 10% menos que antes del Covid

 

 

Altafit recupera músculo. La cadena madrileña de gimnasios espera superar los 34 millones de euros en facturación en 2021, lo que supone tan sólo un 10% menos que en 2019. La facturación en el año del Covid-19 fue de 24,7 millones de euros.

 

La cadena, propiedad de MCH y fundada en 2011, tiene 81 centros y tiene firmados diez más. Sin embargo, “hemos paralizado la expansión y hemos decidido trabajar hacia dentro, con la situación, hemos apostado por el desarrollo interno, dando una vuelta de tuerca más, con proyectos ágiles y mucha digitalización”, explica José Antonio Sevilla, director general de la cadena, a Palco23. “Hemos invertido en que los centros continúen siendo seguros y la expansión está allí; de momento tenemos dos en proceso de poner en marcha” asegura, por lo que la empresa cerrará el año con un total de 83 establecimientos.

 

“El objetivo de cien gimnasios sigue estando allí, aunque hayamos paralizado las inversiones de nueva planta”, comenta, recordando que “no hemos parado de inspeccionar y analizar oportunidades, algo que va a seguir”. “No sé si el objetivo se cumplirá en 2022 o 2023”, aclara. “Estamos analizando todo, el crecimiento siempre ha sido orgánico y por adquisiciones; forma parte de nuestra estrategia”, recuerda.

 

 

 

 

El directivo explica que “pudimos contener las pérdidas en 2020” y que el objetivo fue preservar la caja y ajustar todos los costes posibles, negociando los alquileres”. Además, la cadena solicitó préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). “Hemos podido esquivar los números rojos a costa de no crecer, aunque hemos crecido, pero internamente”, afirma.

 

La empresa actualmente cuenta con 800 trabajadores y tiene 132.000 abonados, lo que supone un 26,6% menos que antes de febrero del año pasado. Estas noticias son positivas puesto que la cadena cerró 2020 con una caída de socios del 35%, hasta 100.000 socios.

Además de los propios establecimientos la empresa cuenta con otros verticales de negocio que están en proceso de despliegue y que, de hecho, ya figuran en las nuevas aperturas. En este contexto, durante la pandemia, la empresa potenció su GBox, una actividad de entrenamiento cardiovascular inspirada en movimientos de artes marciales al ritmo de la música. 

 

 

 

 

También cuenta con The Boxer Club, entrenamiento basado en las bases del boxeo, fusionando tanto la parte técnica como la preparación física de alta intensidad. Este vertical ya ha recuperado el 100% de los clientes y se sitúa en 3.000 socios en 40 gimnasios. Por otro lado, la cadena también dispone de G4Run, un sistema de entrenamiento 360 grados estructurado y parametrizado para corredores que cuenta con 600 socios en 30 centros, y de Level Up, un vertical de entrenamiento personal.

 

“La aplicación es otra vertical, que la hemos evolucionado; basándonos en todo el trabajo que hemos venido haciendo y adaptados a las necesidades del cliente; y hay modalidades que pueden ser usadas por los no clientes que consumen los servicios en su casa”, destaca.

 

 

 

 

Por otro lado, el directivo asegura que “llevamos una evolución positiva desde principio de año” y que “cada mes estamos mejor, no sólo dejamos de destruir nuestra base de datos, sino que la estamos haciendo crecer”. “La tónica es de mejora”, sentencia.

 

“Si la vacunación sigue su curso, esperamos poder volver a la vida normal, y que se eliminen las restricciones; todos miramos a septiembre para eliminar las restricciones”, explica, recordando que “estamos en uno de los mejores sectores porque tenemos una apuesta para mejorar la vida de la gente, retomando la actividad y la vida social”. Por el momento, “hay horas en las que el aforo del 30% y del 50% está cerrado, igual que las restricciones en clases colectivas, por lo que cuando esto cambie y se puedan volver a tener experiencia, veremos cómo crece; el cliente tiene ganas de volver”.

 

Asimismo, considera que, “en el momento en que el Covid-19 deje de estar en los medios de comunicación, estemos cerca del contagio cero y se sigan manteniendo los criterios de seguridad y confianza, volveremos a la normalidad, haciendo un uso libre y autodidacta del centro deportivo”. “Hay gente que se ha dado cuenta de que se tiene que mover”, reitera, insistiendo en el hecho de que “hay un volumen de gente que precisa más personalización”.