01 Oct 2022 | 13:31

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Warren Buffett trae a España sus zapatillas de 'running'

Palco 23

17 feb 2015 - 05:00

Warren Buffett vuelve a apostar por España, y en esta ocasión no para invertir en el sector inmobiliario. El magnate estadounidense ha decidido subirse a la ola del running en el mercado nacional con la introducción de Brooks, su marca de material deportivo. “Brooks está que se sale (Brooks is on fire)”, dijo Buffet en la carta que dirigió en 2013 a los accionistas de Berkshire Hathaway.

 

Aunque esta enseña no tenga tanto reconocimiento en España como pueden tener Nike o Adidas, lo cierto es que Brooks celebró su centenario el pasado año y es una de las principales marcas del mundo en el sector del running, con una facturación de 500 millones de dólares (424 millones de euros) en su último ejercicio fiscal, finalizado en junio de 2014. En mercados como Estados Unidos (EEUU) o Alemania cuenta con una alta penetración y se distribuye en sesenta mercados, según informa Modaes.es.

 

Brooks operaba hasta ahora en España a través de la malagueña Sigma Import, que actuaba como distribuidor en el país. Se trata de una fórmula habitual entre las marcas de moda cuando tratan de introducirse en algún mercado. Sin embargo, ahora ha tomado el control de su negocio en el mercado español y ha creado una filial para gestionarlo. Brooks Running, con sede en la calle Hermosilla de Madrid, que está controlada al cien por cien por Brooks Sports (con sede en Holanda).

 

Al frente del desarrollo del mercado español se encuentra Dan Rickfelder, con una trayectoria de dieciséis años en Brooks, el último de los cuales lo ha pasado en España. Basado en Barcelona, Rickfelder se está encargando de formar el equipo que gestionará el negocio de la marca en el país, absorbiendo parte del equipo de Sigma Import e incorporando nuevos trabajadores.

 

Por el momento, según el citado medio de comunicación, el equipo de Brooks está dividido entre Málaga y Barcelona, donde se ha instalado un departamento de ventas y márketing. La empresa calcula que en julio habrá definido ya el plan para atacar el mercado nacional, donde ya patrocina alrededor de cuarenta eventos vinculados al mundo del running, entre ellos la Maratón de Valencia.

 

Brooks, cuya central europea está ubicada en Ámsterdam, quiere aumentar su presencia en España a través del canal multimarca y descarta la apertura de tiendas propias. “Nuestro producto es muy técnico, con precios que no bajan de los 110 euros”, explica Rickfelder, que reconoce, asimismo, que en el mercado español competirá con marcas no tan específicas de running, como Nike, Adidas o Asics.

 

Fundada en 1914 especializada en la fabricación de patines de hielo y zapatos deportivos con tacos, Brooks se convirtió en los años setenta en una de las grandes compañías del negocio del deporte, con actividad no sólo en running, sino también en baloncesto o fútbol. En los noventa, la compañía rozó el cierre y decidió reconvertirse en una empresa especialista en running.

 

La propiedad de Brooks también ha sufrido cambios a lo largo de su historia. En 1982, la empresa fue adquirida por Wolverine Worldwide (uno de los mayores grupos del mundo de calzado), que la vendió en 1998 al fondo JH WhitneyBrooks, que bajo la propiedad de Wolverine llegó a arrastrar pérdidas de más de 60 millones dólares, fue adquirida por Russell en 2005. Un año más tarde, Russell fue vendida a Fruit of the Loom, propiedad de Berkshire Hathaway, que en 2012 segregó Brooks y lo convirtió en una empresa independiente.