23 May 2022 | 15:52

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Under Armour sigue 'on fire': crece un 20% y roza los 5.000 millones de dólares de facturación en 2016

Guillermo G. Recio

31 ene 2017 - 17:24

Under Armour pone el piloto automático. El fabricante de artículos deportivos cerró 2016 con una facturación de 4.828,18 millones de dólares (4.512,66 millones de euros), un 21,8% más que el año anterior. Esto supone facturar casi mil millones más que en 2015, cuando la compañía creció un 28,5%.

 

La multinacional también incrementó su beneficio neto, un 11,2%, hasta alcanzar 258,66 millones de dólares (241,75 millones de euros). A diferencia de algunos trimestres, donde las ganancias cayeron por la bancarrota de Sports Authority, Under Armour logró obtener un margen del 5,9% respecto a sus ingresos, una décima más que el pasado año.

 

La principal división que impulsó este crecimiento fue el calzado. Las ventas de zapatillas deportivas se situaron en 1.013,54 (947,3 millones de euros), un 49,5% más, lo que permitió a su vez reducir el peso del textil en la facturación de la compañía liderada por Kevin Plank. Aun así, estos productos fueron los que más se vendieron, 3.229,14 millones de dólares (3.018,11 millones de euros), un 15,3% más.

 

La categoría de accesorios facturó 406,61 millones de dólares (380 millones de euros), un 17,2% más que el año anterior, mientras que las licencias reportaron unos ingresos de 99,84 millones de dólares (93,3 millones de euros), un 18,6% más.

 

 

 

La división de artículos inteligentes (Conected fitness) fue otra de las que más creció durante 2016. Los wearables de Under Armour facturaron 80,44 millones de dólares (75,18 millones de euros), lo que supuso un incremento del 50,6%. Cabe recordar la apuesta de la marca en este aspecto, como demuestra su último lanzamiento: un pijama inteligente con tecnología infrarroja que mide el sueño y desinflama los músculos después de un entrenamiento.

 

Otra de las tendencias que refleja las cuentas de la compañía es la internacionalización de la marca. América del Norte continúa siendo su gran mercado, con 4.008,16 millones de dólares (3.746,22 millones de euros), un 16% más. Por otro lado, las ventas internacionales, sin contar Canadá, fueron de 740,98 millones de dólares (692,55 millones de euros), lo que permitió alcanzar un crecimiento del 63,2% respecto al año anterior.

 

El avance más allá de sus fronteras también se vio reflejado en la distribución propia. Durante 2016 se abrieron 51 tiendas, de las cuales dos terceras partes levantaron la persiana fuera de América del Norte. El número de establecimientos totales se situó en 241 locales a finales de año.

 

El fundador y consejero delegado de la compañía, Kevin Plank, remarcó en un comunicado a los inversores "la fuerza de la marca, sobre todo en segmentos en crecimiento como el calzado, el internacional y el minorista. Ello nos da gran confianza en nuestra capacidad de ejecutar contra nuestra estrategia de crecimiento a largo plazo y crear valor para nuestros accionistas".

 

La compañía también ha avanzado una previsión de ventas para 2017. Under Armour espera que su facturación crezca un mínimo de un 12% hasta 5.400 millones de dólares (5.047 millones de euros). "El entorno actual representa un punto de inflexión para maximizar nuestras fortalezas únicas invirtiendo inteligentemente en la innovación", ha añadido.