28 May 2022 | 12:11

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Under Armour asciende a Kevin Plank a presidente ejecutivo y nombra consejero delegado a su director de operaciones

Patrick Frisk ocupará el cargo de consejero delegado a partir de enero de 2020 en sustitución de Kevin Plank, que deja el puesto para ejercer de presidente y jefe de marca de la compañía de equipamiento deportivo. 

Palco23

22 oct 2019 - 14:15

Under Armour asciende a Kevin Plank a presidente ejecutivo y nombra CEO a su director de operaciones

 

 

Cambios de calado en la cúpula de Under Armour. La compañía estadounidense de equipamiento deportivo ha anunciado que su fundador y consejero delegado durante los últimos veintitrés años, Kevin Plank, dejará el cargo a finales de 2019 para ascender a presidente de ejecutivo y director de marca. El puesto que deja libre lo ocupará por el director de operaciones, Patrick Frisk.

 

Plank ha asegurado que “Frisk es la persona adecuada para servir como el próximo consejero delegado de Under Armour” tras haber sido su “socio durante la etapa más transformadora de nuestra historia, en que su capacidad para traducir la visión de nuestra marca en la ejecución de una estrategia a largo plazo ha sido excepcional”. Según el directivo, su trabajo ha permitido al futuro consejero delegado “ganarse la confianza y el respeto de nuestros compañeros de equipo, clientes y accionistas”.

 

Frisk se incorporó a Under Armour en 2017, tras encadenar más de treinta años de experiencia en la industria del retai, el textil y el calzado. Antes de fichar por la marca estadounidense fue consejero delegado de The Aldo Group, y anteriormene trabajó para VF Corporation como presidente de Timberland y director general de The North Face.

 

 

 

 

El directivo ha asegurado que “me uní a Under Armour para ser parte de una marca icónica que demostrara el poder del deporte y de las experiencias premium¸ hoy día estoy aún más seguro de ello, y me siento honrado de liderar esta firma”.

 

La compañía cerró 2018 con unos ingresos de 5.200 millones de dólares (cerca de 4.660 millones de euros), un 4% más que en 2017. Sin embargo, cerró el curso con pérdidas, alcanzando los 46,3 millones de dólares (41,4 millones de euros), aunque consiguen disminuirlas en 2 millones de dólares.