19 May 2022 | 11:18

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Un ex de BlackRock y sus socios buscan 300.000 euros para el ‘fantasy’ DefyU

La start-up, fundada por varios jóvenes con experiencia en entidades financieras como el fondo de inversión estadounidense y BBVA, quieren captar recursos para expandirse.

Guillermo G. Recio

26 feb 2018 - 05:00

Aunque el origen parte de la misma base que LaLiga Fantasy y Comunio, DefyU ha introducido la gamificación en este concepto

 

 

Son muchos los emprendedores que emigran a Estados Unidos en busca de mejores condiciones. En este caso, cuatro jóvenes con grandes ambiciones han realizado el camino inverso y han aterrizado en el ecosistema de start-ups de Barcelona con un cóctel con base de fantasy y que lleva un toque de gamificación. Ahora, después de lanzar al mercado su aplicación móvil, han puesto en marcha una ronda de financiación de 300.000 euros.

 

La historia de DefyU empezó en 2016 en Estados Unidos, donde se conocieron los cuatro fundadores. Roman Sandoval, que tras estudiar en UCLA y Duke trabajaba en BlackRock, y su compañero Álvaro Abadia, que a día de hoy sigue trabajando en BBVA, tuvieron la idea que más tarde presentarían a sus otros dos socios en Nueva York. Ellos son Martí Tapia, un futbolista que jugó en la UE Cornellà, Real Zaragoza y Sevilla Atlético, y Vanessa Henao, una hawaiana que entonces era directora de márketing en una start-up estadounidense.

 

Antes de lanzar la fase beta de la aplicación en diciembre, DefyU ya recibió un crédito Enisa de 50.000 euros, que se unió a los 100.000 euros invertidos por los propios fundadores. Pero en estos momentos, una vez puesta en marcha la versión final, han abierto una nueva operación para captar más recursos que con que crecer.

 

 

 

 

La idea empieza con el boom de los juegos fantasy, basados en una combinación de habilidad y suerte según la puntuación que realicen los jugadores profesionales en la vida real, y los juegos en el móvil, que a día de hoy ya son un sector consolidado. Aunque el origen parte de la misma base que LaLiga Fantasy y Comunio, DefyU ha introducido la gamificación en este concepto y a partir de minijuegos que permiten al usuario interactuar con el resto de contrincantes lanzando penalizaciones o multiplicadores de puntos para sus propios jugadores.

 

A día de hoy sólo cuentan con la liga española de fútbol y la Premier League, “con las que ya se está negociando la forma de encaje para todo el apartado de licencias”, señala Sandoval. Sin embargo, de conseguir el importe deseado en la ampliación de capital, el objetivo es “expandir el modelo a más ligas de fútbol e incluso ir a otros deportes como el baloncesto o el críquet”, explica Henao, ya que en algunos mercados son las disciplinas más seguidas.

 

La monetización de DefyU se basa en un modelo freemium, en el que los jugadores pueden comprar gemas para tener más cartas con las que multiplicar o penalizar la puntuación de los jugadores. Además, cuentan con product placement en los minijuegos, como es el caso de Puma, que ya ha colaborado con la aplicación y se puede ver su balón.

 

 

 

 

Además, se han creado varios niveles en función de las puntuaciones de los jugadores, algo que permitirá a los mejores optar por premios en forma de experiencia, como encuentros con jugadores o acciones de las marcas que participen en el proyecto. El principal gancho para captar este tipo de colaboraciones, explican sus fundadores, es que cuentan 8.000 usuarios activos con una sesión media de diez minutos.

 

Aunque los fundadores se desafían con su propio juego jornada a jornada entre ellos, en estos momentos su foco está puesto en competir dos eventos clave para el futuro de su empresa: el Mobile World Congress y una misión empresarial a Sillicon Valley organizada por la agencia de promoción económica de la Generalitat en el extranjero, Acció.