08 Ago 2022 | 06:14

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

The Global eSports Academy invertirá tres millones para abrir diez centros en España

Joaquín Sagués, empresario especializado en el mundo del fútbol y del rugby, se ha unido con el exdirector del Baskonia Carlos Axineas Pérez para poner en marcha academias de deportes electrónicos en el país, empezando por Madrid.

The Global eSports Academy invertirá tres millones para abrir diez centros en España

Guillermo G. Recio

11 may 2018 - 05:00

The Global eSports Academy cifra en 300.000 euros el importe necesario para poner uno de sus centros en marcha

 

 

Del deporte tradicional al deporte electrónico. Ya son decenas de casos en los que personalidades e instituciones del fútbol o baloncesto apuestan por los eSports, pero ahora esta tendencia va más allá de los clubes para llegar al mundo de las academias. Joaquín Sagués, empresario especializado en organizar campus de uno de los clubes más importantes del fútbol español, rugby y gimnasia, se ha pasado al mundo online para poner en marcha centros de entrenamiento de eSports.

 

Sagués, a través de su empresa Campus and Sports Events, se ha aliado con el exdirector del Baskonia Carlos Axineas Pérez para crear The Global eSports Academy. Su plan es invertir tres millones de euros en la apertura de diez centros en los próximos tres años, empezando por el recién inaugurado en la calle Guzmán el Bueno, número 100, en Madrid.

 

En total, entre el alquiler, el acondicionamiento del local y las consolas y ordenadores, el empresario cifra en 300.000 euros el importe necesario para poner un centro en marcha. El planteamiento inicial es contar con un espacio de entre 400 metros y 500 metros cuadrados, donde se podrían apuntar hasta 650 jóvenes. Además, desde este momento están trabajando para lanzar también su academia online, ya que “alguien de un pueblecito de Toledo puede querer apuntarse a una masterclass puntual”.

 

 

 

 

“Veíamos la necesidad de que los jugadores no dieran el salto de su casa a un torneo presencial, que pudieran tener un lugar para aprender tanto en jugabilidad como en habilidades sociales al trabajar en equipo”, detalla Sagués, sobre el por qué iniciar un proyecto en este mundo que no para de atraer a inversores de otros sectores.

 

El plan de la compañía conjunta con Axineas pasa por instalar academias en las principales ciudades de España, donde ya han empezado a tener conversaciones con algunos interesados que pretenden franquiciar el modelo. Aun así, Sagués confirma que las primeras aperturas serán totalmente propias para asegurar que su plan se ejecuta de la mejor forma posible.

 

El empresario, que se centrará en la “búsqueda de la excelencia, como ya hemos hecho durante los últimos diez años en el deporte tradicional”. En este caso, el programa ha sido diseñado por varios jugadores en activo, que se encargan de cada uno de los videojuegos.

 

 

 

 

El modelo académico se basa en diferenciar por edades, tanto por el aspecto técnico como por el tipo de videojuegos. Entre 8 y 11 años solamente podrán introducirse a Fifa, Clash Royale y Minecraft; entre 12 y 15 años se añade HearthStone y League of Legends, mientras que a partir de los 16 años ya entran en juego los shooters Call of Duty y CS:GO.

 

Sagúes indica que su área de trabajo no sólo incluye a los jugadores, que utilizarían la academia como si de un extraescolar más se tratara, sino que también puede ser el lugar donde los jóvenes puedan descubrir nuevas profesiones. “Van descubriendo otros trabajos como ser caster, diseñador, director de un equipo…”, apunta. Otra de las ideas de la compañía es organizar eventos como la final de Overwatch en España, que se celebró hace unos días.

 

“Somos conscientes que en los próximos meses van salir muchas academias de eSports porque hay mercado para ello”, indica, en un sector donde actualmente compiten con la e-Squad Academy. Este centro fue abierto en diciembre por el ex director de auditoría del sector inmobiliario y de infraestructuras de Deloitte, José Ruiz, que invirtió 300.000 euros para levantar su primer centro.