23 Ene 2022 | 21:48

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Sportmadness franquicia su marca para crecer en el negocio de la organización de eventos deportivos

La compañía, que surgió como organizadora actividades y eventos deportivos para el sector público y colegios, ha diversificado su línea de negocio para ofrecer un servicio corporate.

Patricia López

10 may 2017 - 04:57

 

El deporte se ha convertido en tendencia en la sociedad, que cada vez está más concienciada de la importancia de llevar una vida activa. En este contexto, los profesionales de sector han encontrado un filón por explotar: el de la organización de actividades y eventos deportivos. Es el ejemplo de Sportmadness, una compañía fundada por Alejandro García en 2012 especializada en ofrecer servicios de actividad física al sector público, empresas, y centros educativos mediante la organización de actividades extraescolares, ligas y campamentos deportivos.

 

“El objetivo es crear servicios de valor añadido en el sector que den lugar a actividades y eventos deportivos”, explica a Palco23 el fundador. La compañía, que en un principio se dedicaba a organizar actividades deportivas, ligas y torneos, ha diversificado su línea de negocio para ofrecer formación y consultoría.

 

“La idea es ayudar a los patronatos de deportes a establecer una estrategia deportiva con una oferta interesante. El sector público, al igual que algunas empresas, se están preocupando en fomentar la actividad física, pero no saben cómo hacerlo. Ese es el servicio que intentamos cubrir”, comenta.

 

Cinco años después de su puesta en marcha, la compañía ha decidido vender la licencia de uso de su marca a terceros con el fin de ganar presencia por España. Por el momento, ha firmado su primera franquicia en el país y espera cerrar el año con ocho socios más.

 

“Además de ceder el uso de la marca, trasladamos nuestro know-how a los franquiciados para que aprendan cómo gestionar el servicio y la empresa”, explica el fundador, que recibe un canon de entrada que oscila entre 10.000 euros y 40.000 euros, además de un royalty de ventas y de márketing. Los socios no necesitan operar en una instalación y la compañía garantiza la amortización de la inversión en menos de un año.

 

“Prevemos que la media de ingresos por franquicia sea de un millón de euros a los tres años de estar operativa, con un margen de beneficio de entre el 20% y el 30%”, detalla García. Bajo este plan, la compañía aspira a alcanzar acuerdos con 13 franquiciados más en 2018 y alcanzar una red de 37 de cara a 2019.

 

Por el momento, la empresa no se plantea empezar a operar en el segmento de la gestión de instalaciones deportivas ya que “hacerlo conllevaría asumir riesgos altos con poco margen de beneficio, algo que por ahora no nos interesa”, admite. Sin embargo, es una opción que no descartan de cara al futuro, “una vez hayamos ganado capilaridad por España de la mano de socios locales”. Sus retos más cercanos pasan por finalizar 2017 con una facturación de 1,5 millones de euros.