01 Dic 2021 | 20:04

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Sierra Nevada: inversión para recuperarse del golpe del Covid-19

La estación granadina, que opera a través de la sociedad Cetursa, está apostando por la inversión para superar el golpe de la pandemia en sus cuentas, que implicó una reducción de su facturación del 60%, hasta 15 millones.

Sierra Nevada: inversión para recuperarse del golpe del Covid-19
Ibáñez espera “recuperar las magníficas sensaciones que se interrumpieron abruptamente el 14 de marzo de 2020”

M. L-E.

22 oct 2021 - 05:00

Sierra Nevada supera el Covid-19. La estación granadina, que opera a través de la sociedad Cetursa, está apostando por la inversión para superar el golpe de la pandemia en sus cuentas, que implicó una reducción de su facturación del 60% en 2020-2021 en comparación con una temporada prepandemia. En el último curso, la facturación se situó en quince millones de euros, la mitad que la temporada anterior.

 

Para esta temporada, la estación ha seguido renovando su sistema de nieve producida, por lo que ha invertido en 77 nuevos cañones, que se suman a los 133 cañones de las dos campañas precedentes. El objetivo de esta renovación es mejorar en la eficiencia energética y en la eficacia del rendimiento. Por otro lado, la estación ha realizado otras inversiones en atención al cliente y preparación del área de nieve. “Aún quedan flecos que dependen de unos concursos y adjudicaciones para conocer a cuánto ascenderá el total de las inversiones realizadas”, afirma Jesús Ibáñez, presidente de Atudem y consejero delegado de Cetursa Sierra Nevada, a Palco23.

 

En cuanto a sus objetivos para la temporada 2021-2022, Ibáñez espera “recuperar las magníficas sensaciones que se interrumpieron abruptamente el 14 de marzo de 2020”. “Debe ser la temporada que inicie la recuperación, porque Sierra Nevada, incluso durante el año y medio de restricciones de la actividad por la pandemia, no ha dejado de mejorar sus instalaciones”, explica. Asimismo, el directivo aún no se atreve adelantar si será capaz de volver a números negros en la 2021-2022. 

 

Durante el pasado curso, la estación tuvo 345.972 esquiadores, un 59% menos que el año anterior; 19.053 visitantes, un 81% menos, y 24.025 actividades, un 60% menos. Sierra Nevada empleó a 300 trabajadores, abriendo 122 días de manera ininterrumpida entre el 18 de diciembre y el 18 de abril. Durante ocho días tuvo aforo completo y la superficie media esquiable fue de 46,2 kilómetros.

 

 

 

 

“Hicimos todo lo posible por mantener la estación abierta todos los días, haciendo un ejercicio permanente de flexibilidad y adaptabilidad a las medidas de restricción de la movilidad que iban decretando las autoridades sanitarias”, comenta, asegurando que fue una decisión “arriesgada” pensando más en “la rentabilidad social de nuestro entorno que en la rentabilidad de la empresa, que sabíamos que no existía”.

 

El directivo no se aventura a hacer pronósticos de futuro puesto que “es difícil saber en qué situación estaremos dentro de un mes”, teniendo en cuenta la experiencia del año pasado, que fue la peor temporada de la historia del esquí nacional. “Si el turismo de nieve tiene un comportamiento similar al de sol y playa, estaremos en el camino de la recuperación”, augura. 

 

“Es difícil dar una cifra de facturación o de visitantes en este momento, pero el ritmo de la compra anticipada y las reservas hoteleras nos permiten afrontar la temporada con moderado optimismo”, afirma. Por otro lado, la estación acogerá treinta competiciones esta temporada, tanto de los tradicionales deportes de invierno como de trail running.

 

Ibáñez además considera que “la mejor noticia de esta temporada en la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña de España es que uno de nuestros miembros ilustres, Candanchú, va a poder abrir sus instalaciones después de atravesar una situación de tremenda dificultad”.