30 Nov 2021 | 19:00

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Sharma Climbing apunta a un incremento de su facturación del 55% en 2022, hasta 5,6 millones

La enseña, propiedad del escalador Chris Sharma y de su esposa Jimena Alarcón, tiene previsto realizar una inversión de 300.000 euros para ampliar su centro de Barcelona en mil metros cuadrados, hasta 2.650 metros cuadrados.

Sharma Climbing apunta a un incremento de su facturación del 55% en 2022, hasta 5,6 millones
La inversión necesaria para que el proyecto acabase viendo la luz fue de tres millones de euros.

Palco23

27 oct 2021 - 14:09

Sharma Climbing escala. La cadena de rocódromos apunta a un crecimiento de su facturación del 55% en 2022, hasta 5,6 millones, frente a 3,6 millones de negocio previstos en 2021, tras haber inaugurado su tercer local en Gavá. La enseña, propiedad del escalador Chris Sharma y de su esposa Jimena Alarcón, tiene previsto una inversión de 300.000 euros para ampliar su centro de Barcelona en mil metros cuadrados, hasta 2.650 metros cuadrados.

 

El nuevo centro de la cadena en Gavá cuenta con 4.780 metros cuadrados, siendo el más grande de España. Hasta la fecha, la nueva instalación tiene alrededor de 500 usuarios al día con picos de hasta 1.200 personas los fines de semana, según CMDLa empresa prevé una facturación de 1,8 millones para este rocódromo en 2022.

 

Con 19 metros de altura, el centro cuenta con cerca de 160 vías y en torno a 150 bloques, así como un muro de competición oficial de búlder de treinta metros de ancho apto para acoger cualquier competición de escalada y dos vías de velocidad homologadas por la Federación Internacional de Escalada. La inversión necesaria para que el proyecto acabase viendo la luz fue de tres millones de euros.

 

Por otro lado, la empresa prevé dar un impulso a sus actividades escolares y extraescolares con acuerdos con distintas escuelas e institutos de Gavá.

 

 

Sharma y Alarcón son los máximos accionistas Sharma Climbing, aunque en el grupo de socios originales también se encuentran escaladores profesionales y amigos y familiares del fundador. La sociedad facturó 782.109 euros en 2018, un 13,8% más que la cifra de negocio de 2017. El resultado neto de 2018 de la sociedad fue de 86.884 euros, un 11,9% más que en 2017.

 

Las tarifas de entrada, abonos y alquiler de materiales son más elevadas en el centro recién estrenado, en comparación con el de Barcelona. Por ejemplo, el abono mensual para el rocódromo de Madrid es de 65 euros, mientras que para el de Barcelona es de 54 euros, así como el alquiler de la cuerda en Madrid es de cinco euros, mientras que en Barcelona cuesta dos euros.  

 

Durante los meses de septiembre y octubre, el rocódromo situado en la capital catalana obtuvo una media de entre 400 y 500 escaladores diarios. Pese a la imposición de la cita previa para poder acceder al centro, se ha acercado a las cifras habituales que el centro obtenía cuando las condiciones sanitarias estaban normalizadas.