05 Dic 2021 | 22:31

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Nike traspasa el control de la filial española a Holanda tras el ERE

Adnan Karaca, director financiero en Europa central, es el nuevo presidente y consejero delegado de la filial junto con Milou Meijer, directora de legal en Europa.

I. P. G.

11 jun 2021 - 04:55

Nike traspasa el control de la filial española a Holanda tras el ERE

 

 

Borrón y cuenta nueva en la cúpula de Nike en España. El gigante estadounidense, que el pasado marzo presentó un expediente de regulación de empleo (ERE) sobre ochenta personas en su sede en Barcelona, ha colocado a dos ejecutivos basados en Hilversum (Países Bajos) como nuevos consejeros delegados de la filial.

 

Los nombramientos, publicados ayer en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) culminan el proceso que comenzó en Europa a finales del año pasado y por el cual el grupo está concentrando la dirección de los diferentes mercados en Holanda, donde se encuentra su sede central para Europa, Oriente Próximo y África (Emea).

 

En España, la compañía prescindió de ochenta posiciones en su oficina de Barcelona, incluyendo algunos de los máximos directivos de la filial, pero Nike también acometió procesos similares en Francia, Italia o Alemania, donde echó el cierre a sus oficinas centrales en Berlín.

 

 

 

 

Los nuevos consejeros delegados de American Nike, la sociedad con la que el grupo opera en el mercado español, son Adnan Karaca y Milou Meijer. Karaca es director financiero senior de Europa central y asume también la presidencia de la filial.

 

Por su parte, Meijer es la vicepresidenta legal para Europa, Oriente Próximo y África (Emea), basada en Hilversum (Países Bajos) y asume el cargo de consejera delegada solidaria de la filial española.

 

El último consejero delegado español que tuvo la filial española fue Ignacio Serrat, que ostentó el cargo junto con el de presidente hasta febrero de 2020. Serrat trabajó durante 19 años en Nike y desde 2018 era director general para el sur de Europa, con base en Barcelona. El ejecutivo dejó la empresa el mes pasado.

 

La reestructuración en Europa forma parte de un plan más amplio de reestructuración que ha implicado también la salida de al menos 700 trabajadores en el cuartel general del grupo en Beaverton (Oregón, Estados Unidos). El objetivo es crear una estructura “más plana y ágil”, según argumentó la compañía.

 

 

 

 

En España, el grupo opera a través de la filial American Nike, si bien hoy es difícil precisar el negocio del grupo en el país. En 2000, American Nike suscribió un contrato en virtud del cual actúa como un agente de la marca, cobrando una comisión por las ventas de las empresas del grupo en España y Portugal.

 

Sin embargo, sí puede saberse la evolución del negocio gracias al progreso de las comisiones que cobra la sociedad American Nike. Las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil muestran una evolución de dientes de sierra, con caídas del 2,7% en 2016, una subida del 6,4% en 2017, una nueva caída del 13% en 2018 y un repunte mínimo, del 0,2%, en 2019.

 

A escala global, Nike cerró el tercer trimestre (de diciembre a febrero) con una facturación de 10.357 millones de dólares, un 3% más que en el mismo periodo del año anterior, y disparó su beneficio un 71%.

 

En el acumulado de los nueve primeros meses, la compañía facturó 32.194 millones de dólares, un 4% más, y ganó 4.218 millones de dólares, un 27% más que en el mismo periodo del año anterior.