18 Ago 2022 | 22:36

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Manuel Marsilio (Conebi): “El ‘boom’ de la bicicleta no es una burbuja que vaya a estallar”

El director general de la Confederación de la Industria de la Bicicleta Europea (Conebi) considera que no habrá más oferta que demanda en los próximos años.

M. L-E.

15 jul 2021 - 04:54

Manuel Marsilio (Conebi): “El ‘boom’ de la bicicleta no es una burbuja que vaya a estallar”

 

 

Manuel Marsilio es director general de la Confederación de la Industria de la Bicicleta Europea (Conebi). El último estudio publicado por la entidad, apunta a un crecimiento de las ventas de bicicletas en los 27 países de la Unión Europa y Reino Unido de un 40%, hasta un récord de 18.300 millones de euros en 2020. El directivo considera que no habrá más oferta que demanda en el ciclismo y recuerda que la mentalidad del consumidor está cambiando. Además, asegura que la industria ya estaba cambiando, pero que esa transformación se ha visto potenciada por la pandemia.

 

Pregunta: El ciclismo está en pleno boom. ¿Cuánto durará?

Respuesta: Esto no es una burbuja que va a estallar. Es una manifestación de una tendencia que empezó antes de la pandemia y que esta empujó. El mercado va a continuar creciendo. Pero hay condiciones: los reglamentos y las normativas de Bruselas tienen que ser positivos para la industria y los consumidores.

 

P.: ¿Cuáles son los retos inmediatos de Conebi? 

R.: El reto es estar conectados al trabajo en Bruselas. Estamos viendo que hay una más atención e impacto de la legislación europea en la industria de la bicicleta. Trabajamos con otras asociaciones en el nuevo paquete de movilidad urbana de la Comisión Europea porque queremos más infraestructuras y más seguras.

 

P.: ¿Estaba preparado el sector para un boom así? 

R.: Ningún sector lo estaba. De un año a otro no se puede aumentar la oferta en un 50%. Pero la industria se flexibilizó. La pandemia está empujando a cosas que empezaban a surgir antes de la pandemia. Ya había empresas que empezaban a investigar y producir en Europa en lugar de hacerlo en Asia. El productor europeo quiere estar más cerca del consumidor. Y tener más flexibilidad. La pandemia nos ha demostrado que no hay tiempo para perder.

 

 

 

 

P.: ¿Hay riesgo de que haya un exceso de oferta? ¿Cómo se combate? ¿Y cómo reaccionó el sector? 

R.: No habrá más oferta que demanda por parte de los consumidores. No lo veo porque no hay una burbuja, no habrá una disminución increíble del pedido de bicicletas y bicicletas eléctricas. Hay más atención por parte de los Estados y de invertir más en infraestructuras. Asimismo, la mentalidad del consumidor está cambiando: la gente prefiere comprar una buena bici para moverse en una por la ciudad y quiere ser más responsable con el medioambiente. El deporte está ganando mucho, y no hay que olvidar que las bicicletas eléctricas también son para hacer deporte. En el futuro, los usuarios que han comprado bicicletas no las dejarán en el garaje. Además, la bicicleta está cambiando entre las nuevas generaciones. El tren está allí, hay que centrarnos en los incentivos y las infraestructuras para que el mercado crezca.

 

P.:  La inversión en bicicleta se ha disparado, ¿de qué tipo de inversión hablamos? 

R.: Se han hecho inversiones en capacidad productiva y en sus procesos, en nuevas fábricas e inversión en innovación. Hay ejemplos de empresas europeas que refuerzan la producción en Europa y otras de fuera, que invierten en Europa.

 

 

 

 

P.: ¿Por qué se ha disparado tanto la producción en Europa? ¿Ha sido en detrimento del mercado asiático? 

R.: La tendencia es de antes de la pandemia. Hay que estar cerca del consumidor, tener menos almacén, reducir los tiempos de suministro de los componentes y contribuir a la economía europea. Los tiempos de entrega y los costes son mayores con la pandemia, pero antes ya se hablaba de ser más flexible con el consumidor. Ahora se ha confirmado y es donde tenemos que ir. Cada vez hay más empresas que apuestan por producir en Europa.

 

P.: La bicicleta eléctrica es una tendencia muy importante, pero además del Covid-19, ¿por qué es un producto que está teniendo tanto éxito? 

R.: La bicicleta eléctrica te permite moverte más kilómetros teniendo las ventajas de las bicicletas, pero moviéndote más que una bicicleta. Por ejemplo, puedo ir en bicicleta al trabajo, pero luego no me tendré que duchar. Es como un scooter o un coche, pero cuesta menos. Te da la posibilidad de moverse muchos kilómetros por la ciudad y teniendo una gran experiencia del producto.

 

 

 

 

P: La movilidad en bicicleta ha aumentado en Europa, pero ¿en qué posición se encuentra España?

R.: Ha mejorado. Los datos de mercado lo demuestran. España está bien. Se percibe el trabajo hecho por el secretario general Jesús Freire y el secretario general Carlos Núñez, de la Asociación de Marcas de Bicicletas de España (Ambe), que parecía no tangible: ahora hay una estrategia nacional y más atención política. Los resultados se ven en ventas y en los proyectos políticos. España está mejorando mucho.

  

P.: ¿Los gobiernos están impulsando la bicicleta? ¿Qué deben hacer? ¿se necesitan más ayudas? 

R.: En Europa tenemos velocidades distintas, pero es un tren europeo. No es de unos países. La bicicleta está tomando más velocidad. La pandemia no está creando una nueva realidad, está empujando algo que ya empezó antes. Los gobiernos reaccionan como consecuencia de la voluntad política y tienen que dar respuesta al electorado. Pero luego hay la parte de las asociaciones, que trabajan con los gobiernos para promover. Tenemos que dar una traducción económica a la bicicleta, tenemos que darle un valor en salud, medioambiente o económico. Porqué más gente en bicicleta, significa más empresas. Lo estamos haciendo muy bien en muchos países europeos.