06 Dic 2021 | 18:25

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Madrid Snowzone augura una caída de ingresos de hasta el 50% en 2020

La empresa prevé una pérdida de 100.000 esquiadores por el Covid-19 y no contratará a nuevos trabajadores para la temporada alta.

M. L-E.

16 dic 2020 - 04:54

Madrid Snowzone augura una caída de ingresos de hasta el 50% en 2020 por la pandemia

 

 

El esquí indoor resbala por la pandemia. Madrid Snowzone, la única pista de esquí indoor en España, ubicada en el Centro Comercial Intu Xanadú de Arroyomolinos (Madrid), prevé una caída de la facturación de entre un 45% y un 50% a causa de la pandemia. El negocio en 2019 fue de cinco millones de euros, mientras que para 2021, la empresa no se atreve a hacer un pronóstico porque depende de la evolución de la pandemia y de las medidas sanitarias decretadas por las autoridades. No obstante, cuenta con volver a la plena normalidad en octubre de 2021. La instalación cerrará 2020 en números rojos tras tres meses de cierre.

 

La empresa cuenta con un forfait de dos horas que incluye un equipo completo, mientras que tiene otro por cuatro horas. En 2019, recibió 250.000 esquiadores, pero este año estima una caída de entre un 40% y un 45%, situándose en 150.000 esquiadores, en función de cómo termine diciembre, el mes más importante del año para el negocio.

 

La instalación, de 16.000 metros cuadrados y una altura de diez metros, cuenta con 56 trabajadores fijos, más la escuela de esquí, que es externa. En noviembre, la empresa debería haber contratado entre 20 y 25 nuevos trabajadores y la escuela, entre 40 y 50 profesores. Sin embargo, no hará contrataciones a causa de la pandemia.

 

 

 

 

Debido a las restricciones, el aforo se sitúa en 300 personas; habitualmente es de 600 personas. Es obligatorio el uso de mascarilla en todo momento. “Estamos hablando de 60 metros cuadrados por persona y dieciséis metros de altura; hay espacio y renovación de aire”, comenta Javier Villar, director de la instalación, a Palco23. “La pandemia nos ha afectado porque el negocio es estacional, la temporada alta es entre noviembre y marzo, por lo que el golpe podría haber sido peor”, subraya.

 

La instalación cuenta con tres segmentos de público: el familiar, para aprender a esquiar; los riders, que hacen uso del snowpark, y los esquiadores de competición, ya que la instalación cuenta con una pista de trazados homologada por la Real Federación de Deportes de Invierno (Rfedi). Asimismo, el recinto cuenta con una pista de bañeras y una salida de snowboard cross para entrenar.  “Somos una incubadora de nuevos esquiadores, tenemos una pista de 250 metros cuadrados para aprender a esquiar, perfeccionar técnica o entrenar en un horario amplio todos los días del año”, comenta el directivo.

 

Entre agosto y octubre de 2019 la estación cerró para realizar una reforma que supuso una inversión de dos millones de euros después de operar durante 17 años. “Es un centro comercial por el que pasan catorce millones de personas al año, lo tiramos todo abajo y lo concentramos todo en una zona”, explica Villar.

 

Madrid Snowzone es propiedad del grupo británico Intu, que adquirió el centro comercial en 2017, y de la empresa Nuveen Real Estate, quien adquirió el 50% de esta a los pocos meses. Las dos compañías son los actuales dueños. Madrid Snowzone fue fundado en 2003 por la estadounidense The Mills Corporation y la española Parcelatoria de Gonzalo Chacón, quienes invirtieron 320 millones de euros.