Equipamiento

Las estaciones de esquí españolas aguantan el tipo en una Navidad sin nieve

Todas las estaciones han recibido menos esquiadores que en la temporada 2021-2022 a causa de las altas temperaturas registradas en todo el continente europeo. Baqueira Beret y Sierra Nevada son las que mejor han resistido.

Las estaciones de esquí españolas aguantan el tipo en una Navidad sin nieve
En Cataluña, las seis estaciones de montaña de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya han cerrado el período del 24 de diciembre de 2022 hasta el 8 de enero de 2023 con 151.666 visitantes, un 13,4% menos que el mismo periodo del año anterior.

M. L-E.

10 ene 2023 - 05:00

El esquí resiste pese a una Navidad sin nieve. Las estaciones de esquí tendrán difícil repetir la facturación de récord de la temporada 2021-2022 (de 160,1 millones de euros) este curso. La falta de precipitaciones en forma de nieve y las altas temperaturas en el Pirineo y en buena parte de Europa en diciembre dibujan un entorno adverso para los deportes de nieve en la temporada 2022-2023. Sin embargo, las estaciones de esquí españolas han conseguido aguantar el tipo en la menos blanca de las navidades, según las mismas compañías.

 

La estación de esquí y montaña de Sierra Nevada ha cerrado las vacaciones de Navidad, que abarcan del 22 de diciembre al 6 de enero, con más de 158.000 visitantes. De ellos, 111.500 fueron esquiadores, mientras que el resto, cerca de 47.000 personas, usaron las telecabinas para acceder a Borreguiles o realizar actividades de nieve para no esquiadores.

 

Esta cifra supone el mismo número de usuarios que en la temporada anterior, aunque el grupo de este año está formado por menos esquiadores y más visitantes respecto a la temporada anterior. Sin embargo, esta cifra aún se encuentra lejos de los más de 180.000 visitantes registrados antes de la pandemia. “Ha sido un periodo meteorológicamente muy complicado”, reconoció hace unos días la consejera de Fomento de la Junta de Andalucía y presidenta de Cetursa Sierra Nevada, Marifrán Carazo.

 

 

 

 

En Cataluña, las seis estaciones de montaña de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) (La Molina, Vall de Núria, Vallter 2000, Port Ainé, Espot y Boí Taüll) han cerrado el período del 24 de diciembre de 2022 hasta el 8 de enero de 2023 con 151.666 visitantes, un 13,4% menos que el mismo periodo del año anterior.

 

Según ha explicado el grupo, las fiestas han estado marcadas por una estabilidad meteorológica durante todo el periodo vacacional que, pese a limitar los dominios esquiables, ha permitido disfrutar de días soleados, con servicios y actividades alternativas al esquí y al snowboard. Pese a las altas temperaturas, las estaciones de FGC han podido abrir un 55% de sus kilómetros esquiables. 

 

Por su parte, en Cataluña, Port del Compte terminó la campaña de Navidad con tan solo dos pistas abiertas, de las 37 de que dispone, mientras que Masella ha optado por no comunicar el número de visitantes recibidos en el periodo.

 

Por otro lado, Baqueira ha esquiado aparte, sumando más de 150.000 esquiadores, tan sólo un 5,6% menos que en 2021-2022. La estación ha registrado una media de 65 pistas abiertas, alcanzando 90 kilómetros de trazados y 32 remontes en funcionamiento. “Hemos vivido unas muy buenas vacaciones que demuestran la importancia de tener un buen sistema de producción de nieve que nos ha permitido mantener entre 80 kilómetros y 95 kilómetros de pistas durante todas las vacaciones sin tener demasiadas aglomeraciones de clientes: las inversiones en producción de nieve, tanto en el cambio de innivadores como la creación de tres balsas, el almacenaje del agua de deshielo y las buenas nevadas de finales de noviembre ha permitido mantener estos kilómetros durante todas las vacaciones navideñas”, ha explicado Xavier Ubeira, director comercial de la estación.

 

 

 

 

Por otro lado, el Grupo Aramón no ha dado datos de esquiadores durante el periodo. Sin embargo, Antonio Gericó, director general, ha hecho un balance “positivo” ante los medios locales “a pesar de las condiciones meteorológicas tan excepcionales que se viven en toda Europa”. De hecho, la estación está tramitando un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) para la plantilla de Javalambre y Valdelinares, aunque se podría revertir si la situación meteorológica mejora.

 

Quien mejor ha resistido ha sido Grandvalira, que ha perdido un 3% de los esquiadores. Grandvalira Resorts ha hecho una valoración positiva del período navideño, comprendido entre el 19 de diciembre y el 8 de enero, en el que ha recibido un total de 407.000 esquiadores entre las diferentes estaciones, lo que representa, en términos absolutos 13.000 esquiadores menos que en 2021-2022.

 

La media diaria de esquiadores en las pistas estos días ha sido de 19.380, siendo el día de mayor afluencia global el 28 de diciembre con 32.234 personas, con una ocupación de 24.168 esquiadores en Grandvalira, de 5.509 personas en Pal Arinsal y de 2.566 personas en Ordino Arcalís. En Europa, sólo las estaciones de gran altitud como Tignes están operando bien, mientras que otras como Splügen-Tambo o Morzine se han visto obligadas a cerrar ante la falta de nieve.