Líder en información económica del deporte

Equipamiento

La Salada: inversión de cerca de 500.000 euros para un nuevo club de pádel y tenis

Desde principios de mes, Sant Feliu de Guíxols dispone de un nuevo club deportivo, gestionado por la misma empresa que se hace cargo de La Corxera.

Javier Trullols

15 jul 2021 - 04:57

La Salada: inversión de cerca de 500.000 euros para un nuevo club de pádel y tenis

 

El Club Tennis Guíxols ha dado paso a La Salada Padel&Tenis. El Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols sacó a concurso la concesión para la gestión de las instalaciones deportivas, que ha recaído en Llop Gestió Grup Sintagmia por un plazo de doce años. Esa empresa es responsable también de la gestión del centro deportivo municipal La Corxera, situado a escasos metros del club. La instalación cuenta con diez pistas de pádel y dos pistas de tenis tras una inversión de cerca de 500.000 euros, según explica Marc Blanch, director de La Salada Padel&Tenis a Palco23.

 

“Es un club inteligente”, señala su responsable, precisando que no hace falta personal de recepción. “Todo se gestiona a través de internet y las reservas se pueden realizar a través de la aplicación de Playtomic”, añade. A través de un dispositivo móvil los usuarios pueden acceder a las pistas e incluso activar el servicio de luz en caso de que sea necesario.

 

El club apenas cuenta con personal. Actualmente emplea a un director de instalación y un entrenador encargado de impartir las clases, así como con los monitores que imparten el campus de verano durante cinco semanas. A los que se suman el personal externo de mantenimiento y limpieza, así como los de restauración, gestionado de manera autónoma.

 

Con este proyecto se pretende “potenciar un deporte que está en auge” y en una población donde no había ningún club de este tipo buscando darle vida a un espacio que históricamente tenía mucha tradición para crear un club social, con actividades recurrentes, señala Blanch. Ha abierto sus puertas en plena temporada alta en la Costa Brava, una zona de amplia afluencia de visitantes pese a la pandemia.

 

 

Las principales fuentes de ingresos del club son los socios, los alquileres de pistas, las clases y la escuela de tenis y pádel, así como los patrocinios. Actualmente cuatro de las pistas de pádel ya tienen asignado sponsor, y se están comercializando las otras seis. Además, el club cuenta con el apoyo de socios que le permiten desarrollar un amplio calendario de competiciones, aportando obsequios para los participantes, por ejemplo.

 

Los socios de la instalación pagan 45 euros al mes, un abono que les permite jugar tantas veces como quieran por la mañana, una vez cada tarde y una vez cada día del fin de semana. Además, tienen a su disposición la posibilidad de abonarse a un paquete que incluye también el acceso a La Corxera, una instalación que consta de piscina, gimnasio y sala de actividades dirigidas.

 

Los jugadores que no sean socios también pueden acceder a las pistas de pádel a través de un alquiler, cuyo coste es de doce euros (tres euros por persona) hasta las 17 horas entre semana; de treinta euros (7,5 euros por persona) de 17 horas a 22.30 horas; y de 28 euros (siete euros por persona) los fines de semana. Mientras que el alquiler de una pista de tenis tiene un precio de veinte euros.

 

De cara a 2022, el club pretende explotar el turismo deportivo, aprovechando que está situado en la Costa Brava. Está trabajando para diseñar paquetes de turismo deportivo que incluirán alojamientos en el municipio así como otras actividades deportivas o de restauración, señala Blanch.

 

El pasado dos de julio abrió sus puertas el nuevo club de pádel y tenis, con el objetivo de “revitalizar el espacio que había ocupado el Tennis Guíxols”, detalla Blanch, en un proyecto que partía de un punto y aparte respecto a la anterior instalación. Las seis pistas de tierra batida y las dos pistas de pádel del anterior centro deportivo han dado paso a diez pistas de pádel y dos pistas de tenis de tenis de última generación.

 

 

Además, cuenta con servicio de bar y de restauración, con una amplia terraza situada en medio de las pistas que facilita la sociabilidad, uno de los grandes objetivos del club, que quieren que “siempre haya vida en La Salada”.

 

Las pistas de La Salada Padel&Tenis fueron inauguradas con un torneo en el que participaron alrededor de 200 participantes, repartidos entre las diferentes categorías. Un primer paso dentro del proyecto del club que trabaja para promocionar y organizar torneos americanos entre semana así como torneos exprés los sábados. A final de mes, del 30 de julio al 1 de agosto, acogerá el torneo de fiesta mayor, en el que sus responsables esperan una amplia participación.

 

En menos de dos semanas en funcionamiento, el club ha rebasado la cifra de cuarenta socios, expone su director. Además, las franjas de tarde, entre 17 horas y 21:30 horas, las pistas están llenas cada día entre semana.

 

Llop Gestió, encargada de la gestión de La Salada, forma parte del Grup Sintagmia, un grupo de empresas nacido en 2012. Está especializada en la gestión de instalación deportivas (como el CEM Sant Vicenç dels Horts o La Piscina Municipal de S’Arenal), el diseño y la gestión de programas de actividad física, así como en la asesoría, consultoría y formación.