26 May 2022 | 21:57

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

La industria española de la piscina: cinco años al alza y 1.274 millones de euros de negocio en 2019

El negocio crecerá un 6% interanual durante este año en el sector, que da trabajo directo e indirecto a 70.000 personas en España, donde operan 2.500 empresas especializadas.

Palco23

03 oct 2019 - 12:00

La industria española de la piscina crecerá por quinto año consecutivo y alcanzará 1.274 millones de euros en 2019

 

 

La industria de la piscina nada con buena salud. El sector asociado a este tipo de instalaciones y al wellness prevé facturar 1.274 millones de euros en España en 2019, lo que supondrá un incremento del 6% respecto al año anterior. Es una previsión de crecimiento ligeramente superior a la de 2018, cuando el negocio mejoró un 5,45%, pero inferior al 9% registrado hace dos ejercicios.

 

“Estamos en un sector maduro en el que un crecimiento del 9% no es lógico; en un contexto económico estable, lo normal es estar en torno al 4%”, ha afirmado Eloi Planes, presidente de Fluidra y del salón Piscina & Wellness, que se celebrará en Fira de Barcelona entre el 15 al 18 de octubre. Aun así, el 46% de los fabricantes confía en crecer entre un 5% y un 10% en 2020.

 

Se estima que “dos tercios de las empresas crecerán entre un 5% y un 10% interanual, y sólo el 5,7% obtendrá peores resultados”, ha desgranado Pedro Arrebola, presidente de Asofap, en la presentación del el tercer barómetro sectorial elaborado por la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina en base a una muestra de 228 empresas españolas.

 

Durante la presentación del barómetro, Planes ha remarcado que el sector se ha transformado en la última década, virando de la construcción de piscinas al mantenimiento de las mismas. Prueba de ello es que se ha pasado de construir 50.000 piscinas antes de la crisis que estalló en 2008 a desarrollar 26.000 unidades el año en la actualidad. De ahí que el sector se haya transformado y ahora su pilar de negocio sea el mantenimiento de esas instalaciones, y no la construcción. “Hoy el sector vive del parque existente de piscinas, que genera dos tercios del negocio total; esto es algo que antes no sucedía”, ha resumido el directivo.

 

 

 

 

Estas cifras sitúan a España como el segundo mayor mercado europeo, con 1,3 millones de unidades, sólo superada por Francia, con 1,7 millones de instalaciones. “Somos una actividad de nicho, pero grande dentro de su industria porque España ocupa la cuarta posición mundial y los fabricantes exportan entorno al 50% de su producción”, ha añadido Planes. El mercado residencial español representa el 7% del total.

 

El mercado francés es la principal palanca de internacionalización de las compañías, mientras que Alemania e Italia están creciendo a buen ritmo y completan el podio de los principales mercados a los que más exportan los fabricantes españoles. “El mercado residencial es muy potente en Europa, Estados Unidos, Australia, Sudáfrica y Brasil, que asumen el 85% de este segmento, compuesto por 14 millones de piscinas residenciales”, ha afirmado el presidente de Fluidra. Para el directivo, la oportunidad en el segmento hotelero está en el Sudeste asiático, como mercado emergente.

 

Según el informe Global Wellness Economy Monitor 2018, la industria de spa generó en todo el mundo un negocio de 119 millones de dólares en 2017; España, con 3.304 instalaciones de este tipo, ocupa la octava posición de un ránking encabezado por Estados Unidos. La evolución del negocio español responde a la progresiva integración de centros de wellness en establecimientos dedicados al turismo, como hoteles y resorts, campings y alojamientos turísticos.

 

Pero el sector también afronta otros retos, como es la falta de mano de obra. En España, este sector da trabajo directo e indirecto a 70.000 personas y está compuesto por más de 2.500 empresas cuyo core business es la piscina. Según Arrebola, “el consumidor nos está pidiendo más de lo que somos capaces de dar; hemos iniciado un proyecto piloto con un instituto de Terrassa (Barcelona) para formar desde la base y explicarles que este ámbito laboral es atractivo”.