07 Oct 2022 | 10:54

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

La Comunidad Valenciana pierde 35 millones con el rescate de Kelme

Palco 23

14 ene 2015 - 04:00

La Generalitat de la Comunidad Valenciana perderá 35 millones de euros en el rescate de Kelme, a no ser que los tribunales digan lo contrario. Es el importe que le reclaman Bankia y Banco Sabadell, dueños de las extintas Bancaja y CAM, como consecuencia del incumplimiento de algunos objetivos que se marcaron las tres partes cuando en 2007 salvaron de la quiebra a la marca ilicitana de ropa deportiva.

 

Kelme acumulaba por esas fechas una deuda de 45 millones de euros que lastraba su actividad, que logró limpiar en buena parte gracias a la aportación de 35 millones por parte de la Generalitat (5 millones), la CAM (10 millones) y Bancaja (20 millones). A cambio, asumieron la propiedad de unos terrenos de la empresa en Alicante que, teóricamente, con el paso de los años podrían recalificar y vender a un tercero.

 

La parcela, conocida como Aguamarga, estaba protegida por su valor ecológico, pero el objetivo de la Administración pasaba por que el Ayuntamiento de Alicante los permutara por otros terrenos que sí tuvieran una calificación urbanística y pudieran desprenderse de los mismos para recuperar su aportación a Kelme. Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria desbarató la operación, que también se vio afectada por el retraso en la aprobación del nuevo plan urbanístico de la ciudad.

 

Ante el pinchazo de la operación, la sociedad que crearon la Generalitat, CAM y Bancaja ha presentado concurso de acreedores y las entidades financieras han pedido responsabilidades al Ejecutivo de Alberto Fabra. La Sindicatura de Cuentas desvela en uno de sus informes que el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF, el brazo inversor de la Generalitat) se habría comprometido a devolver las aportaciones que realizaron ambos bancos, en base a los acuerdos firmados ocho años atrás.

 

El propio conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, ha asegurado estos días que "el Consell no tiene la intención ni va a comprar las acciones de una entidad que está en concurso de acreedores". Sin embargo, reconoció que existía una "obligación contractual" que avalaría la petición que ahora realizan Banco Sabadell y Bankia.

 

Kelme, que opera a través de la sociedad New Millenium Sports, está controlada por Tirant Inversión, un fondo de capital riesgo impulsado por el IVF y que gestiona la catalana Riva y García. La empresa de material deportivo realizó un nuevo recorte laboral en 2013 que supuso la salida de 17 de sus 51 trabajadores y una bajada salarial para el resto. Entre 2009 y 2011, Kelme perdió casi 4 millones de euros.

 

Se trata de las últimas cifras económicas hechas públicas por Kelme, que tiene una importante presencia en el mundo del fútbol sala, ya que es el proveedor oficial de la LNFS y de varios equipos del campeonato, como El Pozo Murcia o el Marfil Santa Coloma. En fútbol, mantiene acuerdos con el Elche CF, el Sabadell