20 May 2022 | 02:58

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

J’Hayber entra en Irlanda y Cuba al calor de los clásicos de los ochenta

La compañía, que continúa pilotada por la familia Bernabeu, está trabajando en el relanzamiento de sus modelos clásicos, como Olimpo, Antorcha y Match

S.Riera

16 nov 2018 - 04:55

 

 

J’Hayber pisa el acelerador en el extranjero mientras trata de recuperar la popularidad de los noventa. La compañía española de calzado deportivo, con sede en Elche y en manos de familia Bernabeu, prosigue con su ofensiva internacional y aterriza en Irlanda y Cuba, según publica Modaes.es. En la actualidad, el grupo genera en el exterior el 15% de su cifra de negocio.

 

La empresa retomó hace cuatro años su expansión en el extranjero después de frenarla en 2007, coincidiendo con el inicio de la crisis económica. En la actualidad, J’Hayber opera en quince mercados y, entre sus principales destinos se encuentran los Países Árabes, Francia, Portugal e Italia.

 

La compañía cerró 2017 con una cifra de negocio de quince millones de euros y contempla crecer entre un 5% y un 6% en el ejercicio en curso. El grupo, que cuenta con una plantilla formada por ochenta trabajadores, mantiene aún parte de su producción en el país y sigue apostando por el comercio multimarca como su principal canal de venta.

 

 

 

 

J’Hayber quiere subirse a la ola de las sneakers y está inmersa en el relanzamiento de sus modelos icónicos, como Olimpo, Antorcha y March, en versiones actualizadas. De hecho, la empresa continúa fabricando en Elche (Alicante) todos sus modelos clásicos, de los cuales produce en torno a 75.000 pares al año.

 

“Queremos aprovechar esta tendencia para reeditar modelos clásicos y poder subirnos a esta ola”, explica Enrique Llorens, director comercial de la empresa. “Mantenemos aún el valor sentimental de la marca en muchos consumidores del país, lo que atesoramos y podemos sacarle partido”, asegura.

 

El resto de zapatillas las fabrica en otros países, sobre todo en Asia. De estas, la producción oscila entre 400.000 pares y 500.000 pares anuales. J’Hayber lanzó estas nuevas líneas hace casi tres décadas con la misión de diversificar y adentrarse en otros mercados, como el sportwear, la montaña o el running. También en 1996 entró en el segmento de la seguridad, que en la actualidad genera alrededor del 30% de su facturación.

 

 

 

 

Fundada en 1972 por los hermanos Rafael y Mariano Bernabeu, J’Hayber arrancó en pleno boom de las zapatillas deportivas en España. También el Elche despuntaron entonces otras marcas como Kelme, Yumas o Paredes, que más adelante quedaron en segundo lugar con la irrupción en el mercado español de los gigantes extranjeros como Nike o Adidas.

 

Hace cinco años, Rafael Bernabeu cedió la gestión del día a día a su hijo, Rafa Bernabeu. Sin embargo, su hermano Mariano continúa en la primera línea. La compañía mantiene aún toda su estructura en el Elche, donde conserva las oficinas, su fábrica y su plataforma logística.