21 Ene 2022 | 12:50

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

JD Sports sigue impulsando su negocio en España con una apertura en Girona

La compañía británica, en plena expansión en el mercado español, amplió en junio su participación en la cadena Sprinter y se alió con Sport Zone en marzo para convertirse en el segundo mayor grupo deportiva en España y Portugal.

Martí Ventura

20 jul 2017 - 04:59

JD Sports sigue imparable en España. El grupo británico de ropa y equipamiento deportivo, que el mes pasado superó las treinta tiendas en España, sigue creciendo en el país con una nueva apertura.

 

El nuevo punto de venta de la compañía, que tendrá una superficie de 331 metros cuadrados, estará situado en el número 10 del Camí dels Carlins de Girona. La apertura de la tienda, la primera en la ciudad catalana, está prevista para octubre. Con ella, la empresa sumará siete puntos de venta en Cataluña.

 

JD Sports se encuentra en pleno proceso de expansión en España. El grupo británico facturó en el país algo más de cuarenta millones de euros el año pasado frente a los 25 millones que la empresa generó en 2015. Para este año, JD Sports tenía previsto abrir hasta diez establecimientos en el mercado español.

 

 

Por otro lado, la empresa también está potenciando en España la expansión de la cadena Sprinter, en la que amplió su participación a principios del mes pasado, hasta llegar al 67% del capital. La operación supuso la salida de la familia Bernard de la compañía española.

 

JD Sports creó en marzo una joint venture con Sport Zone, propiedad de Sonae, para gestionar de manera conjunta el negocio de las dos empresas en la Península Ibérica. La nueva sociedad llevará el nombre de Iberian Sports Retail Group.

 

El grupo disparó su beneficio un 83% en 2016 con respecto al año anterior, mientras que las ventas se elevaron un 31%. Durante el ejercicio 2016 (concluido el 28 de enero de 2017), la compañía ganó 184,6 millones de libras (216,1 millones de euros). La facturación de la empresa también fue al alza, hasta 2.378,7 millones de libras (2.785,1 millones de euros).