Líder en información económica del deporte

Equipamiento

JD Sports impulsa Sprinter para llegar a 220 tiendas en 2023 y tantea nuevos mercados

Los planes de la compañía de moda y equipamiento deportivo pasan por transformar los más de ochenta establecimientos de las cadenas holandesas Perry Sports y Aktiesport, que adquirió en junio de 2021, bajo el rótulo de Sprinter.

JD Sports impulsa Sprinter para llegar a 220 tiendas en 2023 y tantea nuevos mercados
El online también es uno de ejes de crecimiento de Sprinter, y aunque no desglosa qué porcentaje copa de la facturación de la cadena, Cuadrillero sostiene que el crecimiento “es muy fuerte”.

C. Juárez

24 nov 2022 - 05:00

JD Sports sigue dando gas a Sprinter. La cadena de moda y equipamiento deportivo continúa creciendo en España con nuevas aperturas. Para finales de año, la empresa superará los doscientos establecimientos en el país, después de abrir dieciséis nuevas tiendas en 2022, y para 2023 los planes de la empresa pasan por replicar la misma estrategia y abrir otra quincena de tiendas.

 

La próxima apertura de la compañía será en Madrid, en el centro comercial Plaza Norte 2. Tras ganar capilaridad en España, los planes de la empresa pasan por crecer en el extranjero. “Todavía tenemos margen de crecimiento, aunque pasa por expandirnos en mercados internacionales”, explica César Cuadrillero, director de retail del grupo, a Modaes. El negocio del grupo en el extranjero copa ya el 30% de las ventas.

 

La empresa todavía no ha concretado ningún mercado donde focalizará su expansión, aunque “entendemos que nuestro crecimiento está en Europa y en aquellos países más similares a España”, sostiene el directivo.

Por ahora, Sprinter opera en Andorra, donde desembarcó el pasado septiembre con la apertura de un establecimiento de 2.250 metros cuadrados de superficie en el centro comercial Epizen.

 

 

 

 

Países Bajos también es otro de los focos de expansión de la empresa, donde a medio plazo tiene previsto transformar las tiendas de las cadenas Perry Sports y Aktiesport, que Isrg absorbió en 2021, bajo el rótulo de Sprinter. Además, la compañía de moda deportiva también ha apostado por abrir tiendas propias en el país, con la reconversión de una antigua tienda de Akiesport.

 

El online también es uno de ejes de crecimiento de Sprinter, y aunque no desglosa qué porcentaje copa de la facturación de la cadena, Cuadrillero sostiene que el crecimiento “es muy fuerte”. En el conjunto del negocio de Iberian Sport Retail Group (Isrg), el ecommerce suponía a cierre del primer semestre de ejercicio el 19% de los ingresos.

 

Además de la expansión a través de mercados internacionales y el canal online, el crecimiento de la compañía también estará basado en diferentes categorías. “El boom del deporte tras la pandemia se ha estabilizado, pero seguimos buscando opciones de crecimiento, como los artículos para hacer deporte de forma colectiva, que están creciendo más que los productos de deporte individual”, explica Cuadrillero.

 

 

 

 

El ejecutivo reconoce que el sector fue uno de los menos perjudicados por la pandemia: “el deporte suele aguantar muy bien, y la gente lo usaba como vía de escape durante el confinamiento”. Según los últimos datos disponibles, Sprinter finalizó 2020 con una facturación de 645 millones de euros.

 

La compañía pasó a manos de JD Sports en 2011, y en marzo de 2017 se integró en Isrg, la joint venture que el grupo británico creó junto al portugués Sonae. La compañía integra las tiendas de Sprinter, Sport Zone, JD Sports en la Península Ibérica, y desde hace unos meses, Deporvillage, además de Sports Unlimited Retail, dueña de las cadenas holandesas Perry y Akiesport.

 

Isrg, que tiene su sede en Alicante, oficinas en Oporto y emplea a cerca de 10.000 personas, finalizó los seis primeros meses de ejercicio con un incremento de la facturación del 58,9%, hasta 938 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo durante el periodo ascendió a 94 millones de euros.