02 Dic 2021 | 02:12

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Intersport se une al atleta Hachim El Gerrouj para desembarcar en Marruecos

Palco 23

08 oct 2014 - 11:43

Intersport quiere introducir su enseña en Marruecos y ha tirado de un reconocido deportista para hacerlo. Se trata de Hachim El Gerrouj, doble medallista olímpico en los JJOO de 2004, y que se ha convertido en el responsable de desarrollar el proyecto en el país del Norte de África. La iniciativa, que se está pilotando desde la filial española de la cadena de tiendas de deporte, ya cuenta con un establecimiento Casablanca, una de las ciudades más turísticas.

 

A medio plazo, la intención de Intersport es abrir puntos de venta en Rabat, Tánger, Fez y Marrakech. De conseguir este objetivo en un plazo de dos o tres años, la multinacional suiza se plantearía buscar un masterfranquicia que se encargara de la expansión en el resto de Marruecos, según informa Modaes.es.

 

La apuesta por este país de Intersport España se produce en un año marcado por los síntomas de recuperación en este mercado. Tras unos años complicados, en los que la contracción del consumo ha afectado a todos los grupos de distribución, la central de compras suiza para tiendas de material deportivo prevé cerrar 2014 con un crecimiento de entre el 2% y el 3%, lo que les permitirá superar los 90 millones de euros de facturación consolidada.

 

Ignasi Puig, consejero delegado de Intersport España, asegura a Modaes.es que se trata de “un porcentaje discreto” de crecimiento, pero positivo si se tiene en cuenta “la complicada situación que ha vivido el mercado español”. Muestra de los problemas que el consumo vive en España ha sido la reestructuración de la red de tiendas, que se ha reducido en quince establecimientos pese a las catorce aperturas realizadas en 2014.

 

“Hay que pensar con cabeza y saber cerrar las tiendas que no son rentables y apostar por abrir donde surja una oportunidad”, explica Puig en la citada entrevista. Intersport cuenta hoy con 270 tiendas que operan bajo su marca, de las cuales tan sólo quince son propias –además de nueve outlets- y el resto de franquiciados.

 

La intención de la compañía no es mantener la propiedad de estas tiendas, sino que pasa por realizar la inversión inicial, ceder la gestión a un franquiciado y que, en un período de entre tres y cinco años, el socio adquiera el punto de venta y lo integre dentro de su red. Los ingresos de Intersport por su papel como central de compras se sitúan en 55 millones de euros, por los 35 millones que genera la explotación de sus quince tiendas propias y los nueve outlets.