Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Inglaterra perderá el 40% de sus piscinas en la próxima década si no hay inversión pública

La patronal del sector de la natación estima que casi 2.000 piscinas se podrán perder hasta 2029, pasando de las 4.336 actuales a 2.468, aunque esta cifra podría descender hasta 1.459 en 2049. Desde el inicio de la pandemia se han cerrado 206 piscinas.

Palco23

22 sep 2021 - 12:00

Inglaterra perderá el 40% de sus piscinas en la próxima década si no hay inversión pública

 

 

Swim England, la patronal del sector de la natación de Inglaterra, ha advertido que casi 2.000 piscinas en el país podrán desaparecer en la próxima década, lo que supondrá una caída del 40% de este tipo de infraestructuras, según el informe A Decade of Decline: The Future of Swimming Pools in England. En este contexto, la entidad ha advertido que esta situación pone en riesgo la práctica de deportes acuáticos en algunas áreas del país ya que 4.336 piscinas en 2019 se pasarán a 2.468 piscinas en 2029.

 

En 2009, Inglaterra contaba con 4.540 piscinas y una década después, este número ya había descendido hasta 4.373 piscinas. De seguir esta tendencia, en 2029 se llegará a 2.468, mientras que en 2039 se situaría en 1.662 y en 2049, en 1.459.

 

La entidad estima que se necesita una inversión de mil millones de libras para contrarrestar este descenso, invirtiendo en nuevas instalaciones o renovando las existentes, puesto que, de producirse este descenso, 3,86 millones de personas se verían obligadas a dejar de realizar actividades relacionadas con la natación.

 

Por otro lado, desde el inicio de la pandemia 206 piscinas han cerrado de manera permanente o temporal, 68 de ellas públicas. El informe también destaca que casi una cuarta parte de las autoridades locales (23%) en Inglaterra tienen un déficit de al menos una piscina de tamaño medio.

 

 

 

 

La escasez de piscinas que se avecina se producirá porque según la entidad, entre 1960 y 1970 se invirtió en muchas instalaciones que ahora están llegando al final de su vida útil y, además, no se están construyendo suficientes instalaciones nuevas para reemplazarlas.

En este contexto, el estudio recuerda que, por cada libra invertida en deporte y actividad física, se generan cuatro libras para la economía inglesa. Además, la patronal estima que actualmente el sistema nacional de salud del país se ahorra 357 millones de libras gracias a la natación. 

 

“Las piscinas son ejes de la comunidad local, que ayudan a personas de todas las edades a llevar una vida más sana y feliz y le ahorran al sistema nacional de salud cientos de millones de libras cada año”, recuerda Jane Nickerson, directora ejecutiva de Swim England. “Es más importante que nunca asegurarnos de que tenemos las instalaciones que necesitamos para que las personas sigan disfrutando en el futuro”, remarca.

 

“Sin una inversión adecuada en las nuevas piscinas que necesita este país, pronosticamos una gran disminución en el espacio de agua disponible para fines de la década, lo que amenaza el futuro de nuestros deportes, dejando a millones de personas excluidas de las actividades que aman y aumenta las amenazas en salud”, subraya.