30 Jun 2022 | 03:28

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Grifone rehace su consejo con ex de Ferrari y National Geographic

La marca de prendas outdoor, que busca relanzar su negocio tras ser adquirida a Sandro Rosell por dos empleados, también ha reorganizado su red de tiendas de cara a la nueva temporada.

Guillermo G. Recio

26 jul 2017 - 05:00

 

Grifone trata de llegar a la cima de su recuperación. La marca outdoor, que hace unos meses fue adquirida por dos exempleados a Sandro Rosell, empieza a dar forma a su nueva era y ha renovado el consejo de administración con varios fichajes relacionados con el mundo del deporte.

 

Según ha podido saber Palco23, el nuevo accionista, Pep Subirana, será el consejero delegado y estará supervisado por el presidente Pere Matamales, que dirige la consultora Agora Business Consultants. Antes, fue el consejero delegado de la National Geographic Store en Madrid. Además, el directivo se encargó de dirigir la marca italiana Kappa en España durante ocho años, hasta 2003.

 

Como miembros del nuevo consejo también están Stefano Saporetti y Antonio Alquezar, según consta en el Registro Mercantil. El primero trabaja desde hace unos meses como director de operaciones en Sports Entertainment Group, una agencia de márketing deportivo que representa al portero del FC Barcelona Jasper Cillessen, entre otros. Antes de 2016, perteneció durante diez años a Ferrari, donde desarrolló su carrera como director de licencias y de operaciones.

 

Saporetti también dedicó un año a la America’s Cup como jefe de retail y licencias. Precisamente, allí también trabajó Alquezar en distintas épocas como consultor comercial. El ejecutivo español ahora es socio de la multinacional Redstone, que también opera en el mundo del deporte, y de la empresa Always Sports, que ha colaborada con varias marcas en eventos deportivos, entre ellas Ferrari.

 

Además, Alquezar también coincidió con Matamales en su época en Kappa Iberia, donde ejerció como director de márketing, y en la National Grographic Store, donde fue consultor. También fue el director de desarrollo de negocio de la ya extinguida Superleague Formula, una competición de motor en la que participaban equipos de fútbol.

 

Estos nombramientos llegan después de que la sociedad Tèxtil Seu, propietaria de la marca outdoor, convocara a sus accionistas a través de una junta general para compensar pérdidas acumuladas en los ejercicios anteriores y restablecer el equilibrio entre el capital social y el patrimonio neto. Una inyección de 910.000 euros, previa reducción de capital en tres millones, que formaban parte del acuerdo de venta.

 

 

Antes de vender la marca a dos trabajadores, Rosell y el empresario Ramón Cierco habían abierto negociaciones con grupos inversores y de la competencia para alcanzar un acuerdo de compraventa. Uno de los escollos en las conversaciones era la pérdida de la licencia para el uso de la membrana textil de Gore-Tex.

 

El empresario leridano Martí Batalla puso en marcha Grifone en 1984 bajo la sociedad Tèxtil Seu, con sede en la localidad de La Seu d’Urgell (Lleida). Sin embargo, Batalla, que también era director general de la compañía, salió de ella a mediados de 2015. La marcha de su fundador coincidió en pleno giro estratégico de la marca tras la entrada en el capital de Cierco y Rosell.

 

En 2014, cuando el ex presidente del FC Barcelona entró en Tèxtil Seu, la compañía redujo su cifra de negocio un 16% respecto al año anterior, hasta 2,1 millones de euros, y ahondó sus pérdidas, que pasaron de 1,6 millones de euros en 2013 a 1,7 millones de euros, según las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil.

 

Grifone está especializada desde sus inicios en prendas de tejido técnico para combatir el frío. La compañía, que siempre asoció su imagen a los Pirineos, llegó a facturar hasta seis millones de euros antes de la crisis, aunque la mitad de su facturación procedía de pedidos públicos para policías y otros cuerpos de seguridad.

 

La empresa comercializa sus artículos a través del canal multimarca y El Corte Inglés. A partir de 2014, la compañía se lanzó al retail y abrió establecimientos en Barcelona y La Seu d’Urgell. Ahora, una de las tiendas de la marca en la capital catalana se ha reubicado en el local donde antes trabajaba Bonus Sport Marketnig, la agencia de márketing deportivo de Rosell. Además, hace unas semanas se inauguró un nuevo punto de venta en Vielha (Lleida).

 

Grifone dio también sus primeros pasos en el extranjero, donde abrió un punto de venta en Argentina, en la estación de esquí de San Martín de los Andes, e inició conversaciones con posibles socios en Asia para abrir mercado en China, Japón y Corea.