21 Ene 2022 | 12:27

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Fluidra se pasa al ‘Internet of Pools’: paga 3,3 millones por la belga Riiot Labs

El fabricante español, que en mayo ya firmó un acuerdo de distribución, ha decidido hacerse con el 80% del capital de la start up, que permite gestionar el mantenimiento de la piscina vía móvil.

Fluidra se pasa al ‘Internet of Pools’: paga 3,3 millones por la belga Riiot Labs

Marc Menchén

31 jul 2017 - 04:59

fluidra riiot labs

 

Fluidra quiere volver a poner el foco en el mundo de la piscina y el wellness, pero también dar un paso más allá y aprovechar la tecnología. Según ha podido saber Palco23, el fabricante español de este tipo de equipamientos ha cerrado la compra del 80% de Riiot Labs, una empresa belga que ha desarrollado una aplicación para dispositivos móviles que permite gestionar de forma remota el mantenimiento de las piscinas. La operación se ha cerrado en 3,3 millones de euros.

 

Fuentes de la compañía explican a este diario que se trata de “una innovadora tecnología” que les permite seguir ampliando su oferta de aplicaciones vinculadas a su negocio original. Sobre la adquisición, recuerdan que la misma se produce después del “inmediato éxito” que ha tenido este dispositivo desde que en mayo asumieron su distribución en España, Francia y los países de Benelux.

 

La intención de Fluidra es hacerse progresivamente con el 100% del capital, mientras que los dos fundadores seguirían en la gestión. “Estamos atentos a las demandas del usuario, y ésta es una inversión en innovación, una clara apuesta por el Internet of Pools, que completa nuestra amplia oferta en la conectividad entre la piscina, el usuario, el profesional y Fluidra”, explica a este diario el presidente de la compañía, Eloi Planes.

 

Se trata de la primera gran operación que realiza la empresa en el mundo de la emprendeduría, después de que en 2014 creara Fluidra Accelera, una aceleradora de empresas a la que dotó con 1,5 millones de euros. En estos ya casi tres años se han realizado diversas operaciones, en las que más allá de la ayuda económica también se da apoyo en el desarrollo de producto y el inicio de la comercialización.

 

  

En el programa han entrado empresas de todo tipo, y la última, por ejemplo, es Burüburan, una empresa que ha desarrollado un sistema que esteriliza y seca en un minuto las chanclas. Nada que ver con Watermakers, especializada en el diseño, el desarrollo y la fabricación de potabilizadoras de agua, o Tecnoturbines, dedicada a la recuperación de energía mediante turbinas hidráulicas.

 

La política de adquisiciones de Fluidra también se ha orientado hacia proyectos más consolidados, como la firma italiana de piscinas elevadas de diseño Laghetto, que factura 7 millones de euros. Durante 2016, también se hizo con el 70% de SIBO, líder en piscinas naturales en Holanda, y con el fondo de comercio de EGT Aqua Sunbay, líder francés del mercado de piscinas de madera.


Planes señaló en la última presentación de resultados que disponían de entre 10 millones y 20 millones de euros anuales para seguir adquiriendo marcas que potenciaran su oferta. Su objetivo es aprovechar la situación del mercado, que calificó de “muy fragmentado”, para convertirse en uno de los principales players mundiales de este negocio.

 

Por el contrario, la compañía también ha decidido realizar desinversiones para retirarse progresivamente del segmento de tratamiento de fluidos. Una de las consecuencias ha sido la venta de las empresas ATH y Astramatic. La transacción de la primera de estas compañías, especializada en aplicaciones técnicas hidráulicas, se cerró en el primer trimestre por diez millones de euros, con unas plusvalías cercanas al millón de euros. La adquiriente fue la austríaca Best Water Technology (BWT), la misma que se ha hecho con Astramatic, también especializada en el tratamiento de aguas.

 

 

La compañía anunció el viernes una revisión al alza de sus objetivos económicos, después de que el beneficio neto se disparara un 39,2%, hasta 34,1 millones de euros, mientras que las ventas avanzaron un 13,9% y alcanzaron los 452,5 millones. Para este año esperan una facturación de entre 775 millones y 790 millones de euros y un ebitda que supere los 100 millones de euros, por primera vez en la historia de la compañía.


En la actualidad, la compañía está controlada por las familias PlanesSerra DuffoCorbera Serra y Garrigós, que controlan el 50,06% del capital y que la semana pasada renovaron su pacto de sindicación de voto y acciones. El mismo se ha tenido que adaptar, ya que en el anterior también participaba Banco Sabadell, que en marzo vendió su 5% por 26,75 millones de euros.

 

En un documento remitido a la Cnmv, se detalla que los Planes, a través de la mercantil Dispurt, controlan el 12,28%, por el 14,12% de los Serra Duffo a través de Boyser, el 10,16% de los Garrigós mediante la sociedad Aniol y el 13,5% de los Corbera Serra mediante Edrem.