03 Dic 2021 | 16:37

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Fitbit se lleva su producción fuera de China como consecuencia de la guerra comercial con EEUU

El fabricante de relojes y relojes inteligentes de entrenamiento buscará nuevos territorios para evitar los impuestos que el Gobierno de Donald Trump ha aprobado a los artículos que proceden del gigante asiático.

Palco23

09 oct 2019 - 18:08

El fabricante de relojes y relojes inteligentes de entrenamiento buscará nuevos territorios para evitar los impuestos que el Gobierno de Donald Trump ha aprobado a los artículos que proceden del gigante asiático.

 

 

Fitbit cede ante las presiones económicas del Gobierno de Donald Trump. El fabricante de pulseras y relojes inteligentes de entrenamiento se llevará la producción de sus artículos fuera de China a partir de 2020. De esta forma, indica la compañía, no estarán sujetos a los impuestos adicionales con los que Estados Unidos ha gravado a las mercancías procedentes del gigante asiático.

 

“En 2018 comenzamos a explorar otras alternativas fuera de China como respuesta a las crecientes tarifas que se imponían sobre los productos que se fabrican allí”, ha asegurado Ron Kislink, director financiero de Fitbit. “Como resultado de estos cambios, hemos modificado nuestra cadena de producción”, añade.

 

Tras cerrar las últimas negociaciones con el Gobierno chino sin acuerdo, la Casa Blanca aprobó un arancel del 10% sobre las importaciones de productos con este origen. Esta tarifa se añade al 25% que se aplicó a principios de año que, según los Distribuidores y Retailers de Calzado Deportivo de América (Fdra, por sus siglas en inglés), tendría un coste de 7.000 millones de dólares (6.270,5 millones de euros) para los consumidores.

 

Fitbit cerró el primer semestre con unos números rojos de 148 millones de dólares (133 millones de euros), lo que supone una reducción del 26% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Además, aumentó un 7% las ventas en el mismo periodo, hasta 585,4 millones de dólares (526 millones).