Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Fitbit desploma un 31% sus ventas y dobla pérdidas hasta marzo por el confinamiento

El fabricante de pulseras inteligentes de fitness facturó 188,2 millones de dólares y obtuvo unas pérdidas operativas de 124,4 millones de dólares que salvó con ajustes fiscales.

Palco23

07 may 2020 - 09:10

Fitbit desploma un 31% sus ventas y dobla pérdidas hasta marzo por el confinamiento

 

 

El confinamiento ha pasado factura a quienes durante años crecieron gracias al running y la actividad física al aire libre. Fitbit cerró el primer trimestre de su ejercicio fiscal con una caída de ventas del 31%, hasta 188,2 millones de dólares (174 millones de euros). Además, las pérdidas operativas pasaron de 78,15 millones a 124,38 millones de dólares (72,3 millones a 115 millones de euros).

 

La compañía, que pasará a manos de Google una vez se obtengan todos los permisos, logró obtener un resultado neto de 20,29 millones de dólares (18,8 millones de euros). ¿La razón? Activó ajustes fiscales que le permitieron anotarse unos ingresos extraordinarios de 145 millones de dólares (134 millones de euros) que no esconden la mala evolución que arrastra desde hace meses.

 

“Si bien el Covid-19 ha impactado en nuestro negocio, y sigue habiendo incertidumbre sobre la demanda de los consumidores y la economía, nos estamos moviendo rápidamente para desarrollar productos y servicios innovadores que puedan ayudar a las personas durante este tiempo”, ha señalado James Park, cofundador y consejero delegado de Fitbit.

 

 

 

 

La empresa señala que vendió 2,2 millones de dispositivos hasta el 4 de abril, lo que supone una caída interanual del 26%. Además, la competencia de otros fabricantes volvió a hundir el precio medio de cada venta un 11%, hasta 81 dólares (74,9 dólares). En esta ocasión, la dirección asegura que este descenso se debe a las promociones, rebajas y políticas de devolución que se han aplicado durante el confinamiento en medio mundo.

 

El problema de la empresa continúa siendo la transición de las pulseras que sólo calculan la actividad física básica a los relojes inteligentes. La primera línea de negocio se hundió un 57% respecto al primer trimestre de 2019, mientras que la venta de smartwatches se disparó un 42% interanual.