18 May 2022 | 15:29

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Estadísticas, eSports y realidad virtual: ¿Cuál es la apuesta inversora de Intel en el deporte?

El brazo inversor de la multinacional tecnológica, que ha reservado 72 millones de dólares para nuevas inversiones, se ha enfocado durante los últimos años en el sector deportivo, donde ahora pretende dar un paso más gracias a su alianza con la NBA con el objetivo de invertir en más empresas disruptivas.

Estadísticas, eSports y realidad virtual: ¿Cuál es la apuesta inversora de Intel en el deporte?

Guillermo G. Recio

08 jun 2018 - 04:57

Intel lleva ya varios años aplicando la tecnología de Replay para las repeticiones de las jugadas en 360 grados en la NBA y LaLiga

 

 

Repeticiones en 360 grados, estadísticas en tiempo real y vídeos en realidad aumentada no son cosa del futuro. Sin embargo, todavía queda mucho por innovar en la intersección de la tecnología con el deporte, y uno de los agentes clave para esta evolución es Intel, que durante los últimos cuatro años ha decidido invertir en start-ups disruptivas que ayuden a transformar el sector y ha reservado 72 millones de dólares para seguir haciéndolo. Pero, ¿cuáles son las prioridades de la multinacional a la hora de invertir?

 

Bajo la filosofía de crear “un nuevo mundo de medios inmersivos, y para hacerlo debe digitalizar y personalizar la experiencia de los deportes y el entretenimiento”, tal y como explica Howard Wright, ex jugador de baloncesto y que ahora lidera el desarrollo empresarial de Intel Sports, la multinacional ha invertido en nueve compañías. Entre ellas se encuentra Replay Technologies, que ya ha sido integrada totalmente en Intel con sus vídeos en 360 grados que ya han utilizado tanto en la MLB y NBA como en LaLiga.

 

Para anticipar las necesidades del futuro también buscan colaborar con las principales propiedades deportivas, que en Estados Unidos acostumbran a invertir en proyectos de este tipo. Ahora, Intel Capital, firma de inversión del gigante tecnológico, se ha aliado con la NBA para “la identificación, formación y crecimiento de empresas de tecnología que tengan el potencial de afectar el futuro de la NBA, los deportes y el entretenimiento”. El objetivo no sólo es apoyar a compañías que puedan ayudar a las franquicias y al comisionado sobre la pista, sino que también quiere impulsar proyectos que mejoren la experiencia del aficionado.

 

 

 

 

Una de las inversiones más importantes es WSC Sports Technologies, que comparte la nacionalidad israelí con Replay. La empresa permite crear highlights automáticamente y que los fans personalicen sus vídeos desde la plataforma de las entidades deportivas o los operadores de televisión. En este segmento, también cuentan con VenueNext y Voke, los principales actores de la realidad virtual en deporte en  Estados Unidos. La primera, que debutó en un partido de la NFL en 2014, ya ha trabajado con FOX y con otras cadenas en emitir con esta tecnología desde el salón de los aficionados.

 

La apuesta de Intel por aumentar la experiencia de los fans no acaba aquí, ya que en septiembre de 2017 se hicieron con ScoreStream, una plataforma de comunicación que permite a los aficionados de cualquier deporte publicar fotografías, información, comentarios y vídeos sobre un partido en concreto en tiempo real. De esta forma, ya sea la Super Bowl o la final de la liga escolar de baloncesto, los usuarios pueden encontrar todo tipo de contenido subido por los mismos fans.

 

“Nos enfocamos en situar al aficionado en el centro del campo, desde vídeos volumétricos hasta realidad virtual”, apuntó hace unos meses el director general de Intel Sports, James Carwana, a Palco23. “Nos tenemos que preguntar qué querrán los fans dentro de cinco o diez años e ir trabajando hacia ello. Estamos todavía en una fase muy inicial”, opinó, sobre el recorrido que todavía queda por hacer.

 

 

 

 

Más allá del espectador, la empresa también ha puesto el foco en la parte más operativa del deporte. Por ejemplo, ha invertido en Kinduct, una herramienta de procesamiento de datos que ya utilizan varias franquicias de la NBA, y SnowCookie, un wearable para los deportistas de invierno con el que mejorar gracias a su recopilación de datos e instrucciones GPS a través de los auriculares.

 

En los deportes de nieve también han apostado por AlpineReplay, una aplicación móvil para esquiadores y snowboarders que se enfoca para los más amateurs y que utiliza un tracking de datos para ver sus propias estadísticas en tiempo real. En este campo también empezaron a poner en marcha su chip en forma de botón Curie, que se puede incorporar, por ejemplo, a las tablas de snowboard y ver los datos en tiempo real sobre la velocidad, la distancia de salto y el número de giros, una novedad puesta en marcha con ESPN en los X Games de 2016.

 

Además, la multinacional no ha querido dejar de lado a los eSports, una modalidad en la que ha creído desde sus comienzos con el patrocinio de las Intel Extreme Masters, por ejemplo. Para los deportes electrónicos, han invertido en Razer, una empresa dedicada al desarrollo de productos para gamers, como tablets para competir en videojuegos, periféricos y wearables. Con una fuerte competencia en la confluencia de tecnología y deporte, con agentes como BAMTech y Amazon, ¿logrará Intel cambiar el deporte tal y como se entiende hoy en día?